Gabriel Páramo.

Heraldo de VeracruzEl sábado 28 de junio, los 40 trabajadores de las distintas áreas del periódico se reunieron en las oficinas de su fuente de trabajo, El Heraldo de Veracruz, convocados por la dirección. No imaginaban que con las palabras “a partir de hoy el periódico cierra sus puertas”, en boca de María del  Socorro López Lagunes, directora administrativa del medio, terminaba su relación laboral.

Los trabajadores suponían que no tenían nada que temer pues el dueño de El Heraldo de Veracruz poseía otros nueve periódicos en el estado. Además, es diputado local por Martínez de la Torre y, por si fuera poco, es presidente de la comisión de Protección a Periodistas en el Congreso Estatal.

Sin embargo, Eduardo Sánchez Macías, cabeza junto con su hermano Francisco, del Grupo Sánchez Macías, ese sábado les tenía una sorpresa, pues no solo desaparecía su periódico, sino también otro de los diarios del grupo, el Diario de Tantoyuca.

López Lagunes les aseguró a los trabajadores del diario que estaban ahí con motivo de los rumores del cierre del diario por problemas económicos, rumores que los mismos trabajadores afirman desconocer. La reportera Yasmín Mariche Morales dice que, por el contrario, en los últimos meses se habían estado realizando trabajos de remodelación y contratación de nuevo personal, “nada que hablara de alguna crisis”.

En el comunicado de prensa de los trabajadores, narran cómo la administradora pretendió que les hacía un favor al despedirlos. “El intento de justificación en palabras de López Lagunes fue que la situación del país nos había alcanzado, obligando el cierre total de la corresponsalía que maquilaba en la zona de Veracruz-Boca del Río, decisión calificada por los mismos administrativos como la más conveniente para sus empleados puesto que no sería justo hacernos trabajar una quincena y pagarnos hasta juntar la nómina aunque ello implicase dos, tres o más días de retraso”-

Aparentemente, “la bondad” de los administradores y dueños del Grupo Sánchez Macías se ha extendido hasta el grado de no pagarles liquidaciones y, ni siquiera, lo que llevaban de la quincena. “Cuando juntemos les iremos llamando”, les aseguró López Lagunes, aunque se negó a darles siquiera un número telefónico para localizarla.

Sánchez Macías, diputado por Nueva Alianza, se ha negado a discutir el tema pues, asegura, “se trata de un tema privado” y sostiene que él seguirá invirtiendo en el estado.

Es interesante destacar que Eduardo Sánchez Macías aparecía en el directorio del periódico como fundador del mismo.

Mientras tanto, los trabajadores de El Heraldo de Veracruz, tanto periodistas como de todas las demás áreas, esperan que las autoridades cumplan su labor y piden a la sociedad en general y al medio periodístico en particular, su solidaridad y apoyo.