alemania-brasil-201464 años después de la tragedia futbolística más grande de Brasil, la afición del país amazónico nuevamente sufrió el día de hoy un amarguísimo trago al ver caer a su selección en la semifinal de la Copa Mundial por un increíble marcador de 7 goles contra 1 ante la selección de Alemania, que lució impresionante frente al país anfitrión.

Lejos queda ya el célebre Maracanazo, cuando la selección de Uruguay derrotó en la final de la Copa del Mundo de 1950 -celebrada también en Brasil- a la selección amazónica por 2 goles contra 1. La selección charrúa cortó entonces el sueño Brasileño de coronarse en su propia casa, en el estadio más significativo del país sudamericano. El día de hoy, con un racimo de goles, la selección alemana evitó nuevamente que los brasileños pudieran coronarse como campeones del mundo y celebrar en su casa al sacarlos del torneo en el Estadio Mineirão, Belo Horizonte.

Cinco minutos fueron suficientes para que Alemania sentenciara la peor goleada en la historia de la selección brasileña. Después de un inicio que parecía ligeramente favorable para el país anfitrión (que llegó al encuentro con la ausencia de Neymar y Thiago Silva), el goleador alemán Thomas Müller encajó el primer gol al minuto 11 del encuentro. Los siguientes 10 minutos todo parecía normal e incluso Brasil parecía poder remontar el marcador adverso, sin embargo llegó el minuto 23 del primer tiempo y Miroslav Klose marcó un segundo gol que desniveló por completo a los locales. Con este tanto Klose marcó su gol número 16 en Copa del Mundo y rompió el récord anterior, que poseía el brasileño Ronaldo.

Toni Kroos marcó dos goles más en tan sólo dos minutos (al minuto 24 y 26), a partir de entonces la tragedia se instaló en las tierras brasileñas y la verdeamarela fue totalmente borrada de la cancha. Veinte minutos antes de que terminara el primer tiempo, cuando el reloj marcaba 29 minutos de tiempo corrido, Sami Khedira anotaría un gol más; era ya el marcador más adverso que una selección del país pentacampeón hubiera enfrentado.

El encargado de cerrar la histórica goleada fue André Schürrle, quien marcó al minuto 69 y 79 del encuentro.

Por parte de Brasil, Oscar descontó al minuto 90 y evitó que su país quedara en cero en el encuentro que ha pasado a la historia como una de las páginas más negras del fútbol brasileño.

Antes del día de hoy Brasil el único equipo que había marcado más de cuatro goles al país sudamericano había sido Hungría, quien lo derrotó por un marcador de 4 goles contra 2 en el Mundial de Suiza 1954. En aquel torneo Brasil vistió por primera vez en la historia la playera verdeamarela y en la primera ronda propinó una goleada de 5 goles contra 0 a México.

La mayor distancia que algún país había logrado sacar a la selección carioca en un Mundial fue de 3 goles. Esto sucedió en la copa de Francia 1998, cuando la selección francesa le propinó una derrota de 3 goles contra 0 en la final del torneo.

Históricamente, la derrota más escandalosa que Brasil había sufrido en un partido de fútbol se dio en la Copa América de 1920, cuando Uruguay lo derrotó por un marcador de 6 a 0.

Con este resultado el equipo que más copas del mundo ha ganado se vio humillado y se suma a la lista de las peores goleadas de los mundiales, acompañando en este dudoso honor a El Salvador, que fue derrotada por Hungría por un marcador de 10 goles a 1 en España 1982; Corea del Sur, derrotada en Suiza 1954 por 9 goles a 0 por Hungría; Zaire, que recibió de la ya desaparecida Yugoslavia 9 goles sin marcar ninguno en Alemania 1974; Cuba, que cayó por 8 goles contra 0 ante Suecia en el Mundial de Francia 1938; Bolivia, vencida por Uruguay en Brasil 1950 por 8 goles a 0; Arabia Saudita en Corea-Japón 2002, que recibió 8 goles de Alemania sin lograr anotar ninguno; Corea del Sur, que en Suiza 1954 fue derrotada por Turquía por 7 goles a 0; Escocia, también en Suiza 1954, quien cayó ante Uruguay con un marcador de 7 goles a 0; Haití, vencida por Polonia por 7 goles sin marcar ninguno; y Corea del Norte en Sudáfrica 2010, que recibió 7 goles de Portugal y no marcó ninguno.

Mientras Alemania celebra en las calles y esperan a su rival en la gran final del tonreo que se definirá el día de mañana en el duelo entre Argentina y Holanda, en Brasil las cosas son muy distintas. En el país sudamericano, después de la histórica derrota, los medios de comunicación han reportado disturbios, camiones incendiados, robos y riñas en ciudades como Río de Janeiro, Sao Paulo, Recife y Salvador de Bahía.