Un brindis con Magno por el maestro Arnaldo Córdova

Continúa la imposición

Foto: http://www.zocalo.com.mx

Foto: http://www.zocalo.com.mx

Sin debate, realmente, y sin escuchar ni un segundo qué decían los impugnadores al proyecto de leyes secundarias en Telecomunicación; y además dejando al Instituto Federal de Telecomunicaciones como un mero aparato sin importancia o, peor, listo para avalar lo que el gobierno federal decida, así concluyó la aprobación en la Cámara de Senadores de algo que debería ser para que exista competencia, pluralidad, nuevos aires y hasta inversión en los medios pero que en realidad será peor de lo que hemos vivido.

El hartazgo de muchos ante una información parcial, un entretenimiento sin creatividad y estaciones que únicamente querrán ganar más por seguir haciendo lo que tenemos desde que el PRI era omnipotente e infalible el señor presidente, será lo cotidiano. Las bancadas del PAN y el PRD, salvo excepciones conocidas, le hicieron en la práctica el caldo gordo a Enrique Peña Nieto, a las televisoras y a un esquema de divulgación obsoleto hace años y que en México lejos de modificarse para airear y crecer mantiene los controles por temor a la mínima democracia, como se demuestra en las elecciones recientes de Coahuila, Nayarit y Puebla.

En los comicios, ganan los que tienen los resortes económicos y de control político. Jenaro Villamil (Proceso, 1966), en un estupendo reportaje, detalla cómo se le hicieron una buena cantidad de regalos para que Televisa siga adelante, el gobierno federal toma el control de todo y a los medios públicos y sociales se les pretende extinguir. Tiene razón Jérémie Zimmermann, el retroceso en Internet es terrible (Sin Embargo, 7 de julio; basado en una entrevista del sitio Dos Naciones) y lo hace muy gráfico el caricaturista Rocha (La Jornada, ídem) “¿Pantalla chica?” (de Televisa) “No, ahora el que se está quedando chico es el Estado”. Los políticos al servicio del capital financiero y los medios, como afirmaba Margarita Riviera.

Castigar la independencia

La detención, traslado a Sonora, corte de pelo y bigote y el querer someter a como dé lugar a José Manuel Mireles es algo tan añejo del priismo que la lista sería inacabable. Y las diferentes versiones oficiales, contradictorias la mayoría de ellas, muestran que ni siquiera fue una operación bien planeada sino algo que vino de una fuente y otras tuvieron que hacer malabares para justificar la arbitrariedad. Recordemos que se le detuvo y lo mismo se dijo que tenía armas de alto calibre que decenas de miles de pesos, además una camioneta blindada de lujo y cocaína. Todo ello es el muy sabido coctel para desprestigiarlo a como diera lugar. Nuevamente, salvo algunas excepciones, los medios siguieron la versión gubernamental, por lo que los atentos lectores o televidentes deberán, pronto, hacerse la pregunta lógica: ¿Qué realmente pasó? La repuesta, obvio, está en Alfredo Castillo, ya que el nuevo gobernador, ex rector de la Universidad Nicolaita, Salvador Jara, dio el primer tropezón pues no supo decir algo lógico, coherente, que demostrará su autonomía y la posibilidad que se le tome en serio, ya que únicamente señaló algunas de las frases ultra sobadas. Claro, nadie esperaba que el científico fuera independiente, aunque sí creíamos que le darían tiempo para simular; ya se ve que no, lo importante para la administración federal es tener no aliados sino subordinados e incondicionales.

Reclamo

En la Revista de la Universidad de México, siempre polémica y donde se encuentran textos importantes, Vicente Leñero le dedica uno a Jacobo Zabludovsky, en el cual luego de señalar que desde hace tiempo lo premian en muy diversas partes, le sugiere que en uno de sus discursos ojalá hubiera comentado que en ocasiones difundió una serie de cuestiones poco ciertas.

Recordemos que los puntos de vista de Jacobo actualmente son diferentes, más abiertos, más plurales. Aunque muchos evocamos los acontecimientos como los de 68 y 71 o los del sismo de 1985, amén del papel que hizo cuando el golpe a Excélsior, entre otros, los cuales no estuvieron apegados a la veracidad. En México, se insiste, no hay memoria de una buena cantidad de acontecimientos importantes, Leñero nos llama a recordar. Bien.

Dos

El premio Amalia Solórzano de este año, el cual se entregará el jueves 10 de julio a las 17 horas en el Palacio de Minería, le será otorgado a Raúl Álvarez Garín, uno de los principales líderes del movimiento estudiantil – popular de 1968 (al decir del maestro Ramón Ramírez Gómez), que   transformó, en corto tiempo, el país de autoritario a menos represor. Seguramente no podrá estar presente Raúl, por razones de salud, pero tal vez asista doña Manuela Garín, su madre, que a sus 101 años es un ejemplo de lucidez, memoria prodigiosa y aliento a quienes se atreven a romper con los atavismos existentes. El asalto a la revista Contralínea ha mostrado como muchas de las oficinas que dicen son las encargadas de proteger a los reporteros, cuidar a los defensores de derechos humanos y abrir investigaciones contra los responsables de actos contra la sociedad son únicamente recintos burocráticos, se trate de Gobernación, la PGR o las llamadas comisiones de derechos humanos. Como hace décadas, lo que no hagan los ciudadanos o los periodistas para su defensa, el gobierno jamás lo hará.

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44