Livia Díaz

Huasteca Xalapa 01Una huasteca se propone mostrar parte de su raíz con un “Indi Visible” vestido. Encontró con apoyo de una beca, entre otras cosas, la blusa que forma parte de su vida.

La prenda fue “intervenida para videoproyeccion” en la galería “Ágora” de la ciudad de Xalapa, Veracruz, a partir de este jueves 26 de junio de 2014. La artista pozarricense dijo que esto forma parte de “Mirar la raíz nutrir la fuente”, el work in progress o trabajo en proceso, que descubre en varios escenarios en una misma instalación.

El espectador de esta puesta en escena entrará por las ventanas a la vida de Guillermina Ortega a través de la imagen, el sonido, el olor y la compañía en la primera inauguración de la muestra, a las 19.30 horas en el lugar llamado “Ágora” en la ciudad. Xalapa, que es un cerro, que sin proponérselo se integró al dejar claro que a su patrón, amante de la tierra, al que de paso la autora rinde tributo y hace honores.

Huasteca Xalapa 02Entre otras telas, los óleos muestran el trabajo en proceso con un nombre preciso “work in progress”, como titula el paisaje de la vista de una palma mujer.

Organizó en forma vertical cada uno de los elementos que conforman su instalación.

El entorno al ser inaugurado quedará huasteco. Ceniza, madera, barro cocido, algodón coyuchi, lana teñida con grana cochinilla, cornezuelo, tierra, cera y bisutería, entre otras cosas, llenan cajas en las que quedó el registro de la búsqueda de esta obra, que es el resultado de un trabajo posible a por la beca PECDA del IVEC y CONACULTA que le otorgaron en el 2013, para creadores con trayectoria.

Huasteca Xalapa 03

Huasteca Xalapa 04

TAMBIÉN ES POEMA

Beu Yantlanesi Hernández es una joven poeta que a decir de Guillermina Ortega “generosamente ha compartido su poesía.” En náhuatl y en español escribe (fragmento):

To eso, mo eso, no eso

To mikilistli, mo mikilistli, no mikilistli

To tlahuili, mo tlahuili, no tlahuili

To tona, mo tona, no tona

Nuestra sangre, tu sangre, mi sangre

Nuestra muerte, tu muerte, mi muerte

Nuestra luz, tu luz, mi luz

Nuestra alma, tu alma, mi alma.

La muestra total que se llama “nutrir la fuente”. El inventario completo lo conforman 10 fotografías del archivo histórico familiar, 8 oleos a manera de bitácora de trabajo y 4 arte objeto. Además de lo descrito.

HISTORIA QUE MODIFICÓ LA TÉCNICA

Todo se plasmó con nuevas tecnologías. En el camino he encontrado más cosas, como ir de lo tradicional a lo contemporáneo (tecnología), explicó.

“Voy manejando estas ideas el hilo y la aguja, a través de mi abuela en una época distante. Es una herramienta de trabajo ancestral.”

El proyecto consistió en hacer una investigación artística, bibliográfica, de campo, técnica, entre otras; hacia las comunidades de donde migraron sus abuelos de la Huasteca Hidalguense y la Poblana.

La autora del rojo fuego en entrevista explicó su retrospectiva del nido de los huastecos que migraron hacia Poza Rica, los paternos en los 30’s, y su madre, que migró en los 50’s.

Dijo que, como tal, toma los elementos e hilvana, con la aguja para prendarlos y para repararlos. Llegó a Xalapa con la tecnología para agobiarnos hasta gobernar el espacio e introducirnos a los elementos de su cultura y su razón.

La vemos niña en los ranchos de tierra y otates comer el corazón del palmito huasteco, arteria de la raíz (tierra) que nutre a sus hijos e hijas.

GLOBALIZANDO

Sin dudas el encanto del espectador ante la muestra está garantizado, pero la tecnología permitió que la autora diera a conocer algunos elementos vía internet para conocer, comprender y disfrutar.

Es uno de los elementos favoritos de esta instalación “Mixed media” de Artes Visuales, en la especialidad de Medios Alternativos 2013, el video “Huahkapanemilistli” o “Mito”. En este, Guillermina Ortega tiene un mapa, en el que se sitúa, y así nos va indicando el camino a su origen, que comenzó, como toda vida, con el fuego y la ceniza.

Es la muestra de una trayectoria a lo que no se va a sustraer ninguna persona en mucho tiempo. Es el que toma en cuenta elementos efímeros e imprescindibles en la identidad y el camino del agua del río Moctezuma al Cazones. Y los elementos que son dioses y alimento, como el sol, el maíz, y la yerba.

LA BRUJERÍA

Según nos indica Guy Sioui Durand este montaje no es novedad, lo usaron los chamanes, los guerreros y los cazadores para mostrar a otros, con un mitograma, lo abstracto de un todo.

Aquí se trasladó el viejo performance que con las Tic’s (nuevas tecnologías) permitirá “la exploración de las dimensiones mitológicas, conceptuales, materiales, tecnológicas y discursivas”.

Así lo explicó el crítico de arte, de origen Wendat de Quebec, en el artículo “La búsqueda de los sentidos de Guillermina Ortega”, que entre otras cosas dice: “la revaloración del pasado prehispánico —por encima del rechazo a la época colonial— es una vía de resistencia que les permite elegir y valorar la asimilación de saberes y la manera en que cada creador y cada pueblo se posiciona ante el mundo.”

O sea que esto que hace sutilmente la autora, de origen huasteca, ya “forma parte de los debates artísticos, identitarios y políticos” en la actualidad. Se expresa en forma pública “en el contexto de los hipervínculos, las redes sociales y la altermundialización.”

En lo particular, esta instalación formó parte del elenco en el Festival Cumbre Tajín 2014, como obra reveladora de la relación de feminidad y naturaleza.

FOTOS

1.- Ausencia (foto familiar)

2.- Óleo “work in progress”

3.- Vestido “indi visible”

4.- Colección de nombre “Na” o “Yo”.