Foto: Instagram

Foto: Instagram

El partido entre los equipos españoles Barcelona y Villarreal, el pasado domingo, fue el detonante para una campaña viral en las redes sociales en contra del racismo, que ha recibido el apoyo de futbolistas, artistas, políticos, marcas y miles de usuarios. Todo comenzó cuando el brasileño Dani Alves se preparaba para cobrar un tiro de esquina; mientras el jugador se acomodaba, desde la tribuna fue lanzado un plátano hacia donde se encontraba. Ante este acto racista que buscaba provocar al sudamericano, el lateral del Barcelona se limitó a levantar la fruta y darle una mordida para después tirar el resto fuera de la cancha sin encarar a la tribuna de El Madrigal, el estadio del Villarreal.

Mientras esto sucedía en la ciudad de Villarreal, Neymar Junior, delantero del Barcelona que se encontraba lesionado siguiendo el partido por televisión -el cual finalmente ganaría el equipo azulgrana por 3 goles a 2- posteó, en apoyo a su compañero de equipo, en su cuenta de Instagram una foto suya con un plátano en la mano y de su hijo abrazando un peluche con forma del mismo fruto, colocando en ella los hashtags #somostodosmacacos, #weareallmonkeys, #somostodosmonos y #totssommonos. La imagen hasta el momento ha recibido 558 mil “likes” en Instagram y el poseto relacionado a esta publicación en Twitter ha recibido hasta el día de hoy 7 mil 96 retuits y ha sido marcado 4 mil 106 veces como favorito.

Futbolistas, ex futbolistas y muy diversos usuarios de las redes sociales alrededor de todo el mundo replicaron la imagen de Neymar, tomándose sus propias fotografías comiendo o sosteniendo un plátano y utilizando los mismos hashtags para protestar en contra del racismo.

Desde hace tiempo el racismo en el fútbol ha venido manifestándose y siendo un tema que preocupa a los equipos y a los jugadores. En febrero pasado el racismo fue tema en la liga mexicana después de que sucedieran algunos incidentes en los que la tribuna realizó expresiones racistas, lo cual incluso obligó a la Federación Mexicana de Fútbol a poner en marcha un Protocolo en contra del Racismo.

En el fútbol europeo el racismo es un problema preocupante. En el 2011 la asociación Never Again, con base en Polonia, la cual ha colaborado con la UEFA y con la organización Football Against Racism in Europe (FARE) denunciaba que se trata de un problema que afecta a países como España e Italia y que en Europa del Este era un problema real. Tan solo en Polonia y Ucrania, en un periodo de 18 meses comprendido entre septiembre de 2009 y marzo de 2011, la organización documentó 195 casos individuales de conductas racistas y discriminatorias.

En mayo de 2012, la BBC reportaba que según una encuesta realizada por el sindicato mundial de futbolistas (FIFPro) entre jugadores profesionales de fútbol en el este de Europa, el 9.6 por ciento dijo haber sido víctimas de racismo, especialmente por parte de aficionados. En la región, según la misma encuesta, el 11.7% de los jugadores dijeron haber sido víctimas de violencia por parte de los aficionados, los entrenadores o las directivas.

En este escenario es que se dio la respuesta, de Álves y Neymar, el primero respondiendo fríamente a la provocación y el segundo generando alrededor del mundo una enorme respuesta de apoyo en las redes sociales a la que, además de jugadores de equipos de diversos países, se ha sumado incluso el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y  la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

La mandataria sudamericana manifestó a través de su cuenta de Twitter que Dani Alves dio “una respuesta osada y fuerte al racismo en el deporte”, y agregó que durante el Mundial de Fútbol de Brasil 2014 se “levantará la bandera de combate a la discriminación racial”. Incluso, este 29 de abril Roussef -según informan medios locales- anunció que el Papa Francisco dará un mensaje en contra del racismo durante la Copa Mundial. Los medios informan que el líder de la iglesia católica, si bien ha declinado asistir al partido inaugural del torneo, se ha comprometido a enviar un texto para que sea leído durante el evento en el cual se pronunciará contra el racismo.

Joseph Blatter, presidente de la FIFA, comentó en su cuenta de Twitter que “Lo que Dani Alves toleró anoche es una salvajada. Debemos combatir todas las formas de discriminación unidos. Habrá tolerancia cero en la Copa del Mundo”.

Después del incidente el lateral brasileño dijo a los medios de comunicación que “hay que tomarse en broma a estos retrasados. Llevo ya 11 años en España”. Más tarde, en declaraciones para ESPN agregó que después de estos años sufriendo lo mismo, “al final pues ya me lo tomo con humor y me lo tomo a guasa porque nosotros no vamos a poder cambiar eso; pero yo pienso que no hay que darle importancia, si tú no das la importancia, yo pienso que al final ellos no atinan su objetivo“.

Sin embargo, muchos usuarios de las redes sociales consideran que la manera de reaccionar del jugador del Barcelona ha logrado más en la lucha en contra del racismo en el fútbol que todas las campañas que la FIFA y la UEFA han puesto en marcha.

El Barcelona de manera oficial manifestó su apoyo y solidaridad al jugador y subrayó “la importancia cívica, cultural, social y deportiva de los dos mensajes que la UEFA nos recuerda antes de cada partido: Respeto y No al Racismo”

La respuesta del Villarreal fue dada a conocer el día de ayer a través de un comunicado de prensa en el que puntualizó que «lamenta y rechaza profundamente el incidente» ocurrido durante el partido ante el Barcelona.  El club anunció que quien lanzó el objeto a la cancha ya ha sido identificado «gracias a las fuerzas de seguridad y a la inestimable colaboración de la ejemplar afición amarilla». Al autor del acto racista, agrega el Villarreal, se le retiró su credencial del club y se le ha prohibido de por vida el acceso al estadio. El equipo del máximo circuito español agregó que nuevamente manifiesta «su firme vocación por el respeto, la igualdad, la deportividad y el juego limpio tanto dentro como fuera del campo de juego y muestra su absoluto rechazo a cualquier acto que vaya en contra de dichos principios como la violencia, la discriminación, el racismo o la xenofobia».