por Arturo Rodríguez García

Luis Donaldo Colosio

El director de la revista Proceso, Rafael Rodríguez Castañeda, anunció el lanzamiento de Ediciones Proceso, que a partir de hoy publicará libros cuyas temáticas abordarán desde su tradicional vocación periodística de investigación, hasta todo tipo de géneros literarios, además de asuntos políticos, económicos y sociales.

Para apuntalar el lanzamiento de su sello editorial, esta tarde se presentó el libro Colosio. El futuro que no fue, una compilación de anécdotas, experiencias y reflexiones de amigos y colaboradores de Luis Donaldo Colosio Murrieta, el candidato presidencial del PRI asesinado en 1994.

En Casa Lamm, Rodríguez Castañeda expuso que hace unos meses Alfonso Durazo le comentó su proyecto de integrar un libro recogiendo la visión de quienes, desde distintas posiciones y momentos, trataron con Colosio.

El director de Proceso explicó así el nacimiento del libro, con el lanzamiento del sello editorial, cuya presentación se planteó en torno de la fecha de conmemoración por los 20 años del asesinato del priista, que se cumplen el próximo domingo 23.

Además de Rodríguez Castañeda y Alfonso Durazo, estuvieron presentes los coautores Agustín Basave, Julio Hernández López, Héctor Aguilar Camín y María Angélica Parra, quienes describieron en líneas generales sus textos, así como anécdotas y opiniones generadas sobre el extinto candidato presidencial y su muerte impune.

Sin embargo, fue la presencia de Luis Donaldo Colosio Riojas la que despertó mayor interés. Y aunque el joven catedrático del Tecnológico de Monterrey había advertido que no intervendría, Rodríguez Castañeda lo convenció para que diera un mensaje.

El joven Luis Donaldo se refirió a su padre como un hombre multifacético, y consideró que las diferentes perspectivas con que se integró el libro permiten completar un conocimiento integral de su personalidad compleja, por lo que en el libro como en su vida “no hay testimonios iguales”.

A partir de esa premisa, Colosio Riojas señaló que el mejor homenaje que se puede hacer a su padre y a todo hombre ejemplar no es corear su nombre, ni difundir su fotografía, sino revisar y practicar los principios que enarboló.

Entre otras consideraciones, destacó que ante los momentos difíciles que vive el país, es necesario celebrar las diferencias y construir los puentes de diálogo y no quemarlos.

“Mi padre sabía eso”, expresó.

“La fibra moral del país depende de su gente, de su sociedad”, agregó.

Luis Donaldo y Mariana Colosio Riojas, los hijos del excandidato presidencial, también son coautores del libro.

Alfonso Durazo narró la forma en que Agustín Basave y él mismo idearon el proyecto. Y este último consideró que el libro reúne una serie de visiones que en los 20 años transcurridos desde la muerte de Colosio, no se ha realizado en ningún esfuerzo editorial, pese a las diferentes ocasiones en que se ha planteado.

Además de las personas mencionadas, en Colosio. El futuro que no fue, participaron otros coautores que configuran un mosaico plural y que, en sus respectivas actividades y trincheras, llegaron a tener algún trato o acercamiento con el malogrado candidato presidencial.

Se trata de Manuel J. Clouthier Carillo, Alejandro Encinas, Heriberto Galindo Quiñones, Adrián Gallardo, Gustavo Guevara Martínez, Guillermo Hopkins, Roberta Lajous Vargas, Esteban Moctezuma Barragán, Fernando Ortiz Arana, Víctor Samuel Palma, Beatriz Paredes Rangel, Javier Treviño Cantú y José Wapinski.

El acto transcurrió entre expresiones graves, consideraciones afinadas con el paso de los años, e inclusive bromas revestidas de cierta seriedad, como ocurrió en la intervención de María Angélica Parra, quien recordó que a los excolaboradores de Colosio nunca les gustó que les llamaran “viudas o viudos”.

Rafael Rodríguez Castañeda celebró el lanzamiento de Proceso Ediciones, así como la presentación del primer libro, pero confió en que sean los lectores quienes le den sentido al texto y su contenido.