FEMEXFUT logoEste martes 25 de febrero, durante los juegos de la Copa Mx del Clausura 2014, se aplicará por primera vez el Protocolo contra el Racismo, que cuenta con el Aval de la Concacaf y la FIFA. Lo anterior fue informado por la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Fútbol, en el cual se especificaron las reglas que aplicarán para el torneo de liga, el de ascenso y la Copa Mx.

La nueva reglamentación señala que si el árbitro se percata durante el juego de alguna conducta racista, o es informado de ella por un comisario del juego, deberá detener el encuentro. El protocolo incluye tres fases que, según la persistencia y gravedad de las actitudes discriminatorias, serán las siguientes: parar el partido, suspensión del partido por un periodo de 5 a 10 minutos, suspensión del partido y desalojo del estadio.

La comisión determina que los comportamientos racistas y discriminatorios podrán incluir cantos raciales, insultos, gritos, letreros, banderas, etc. De presentarse algunos de éstos, y si en opinión del árbitro son “sumamente graves e intensos, él/ella aplicará la Regla 5 de las Reglas del Juego y parará el partido”. Una vez hecho esto, señala el comunicado, el sonido local pedirá a los aficionados que detengan ese comportamiento de manera inmediata, después de lo cual el partido podrá reanudarse.

Sin embargo, si la conducta persiste el árbitro podrá determinar la aplicación de la segunda fase (suspensión temporal del juego) y solicitar nuevamente que cese la conducta racista y se advierta al público que de continuar con ella el partido se suspenderá de manera definitiva. En esta fase del protocolo el árbitro consultará con el Comisario de partido y con los oficiales encargados de la seguridad en el inmueble, así como con las autoridades policíacas sobre “los posibles siguientes pasos y la posibilidad de suspender para el desalojo del Estadio”.

Finalmente, si después del segundo paso continúa la conducta racista y los comportamientos discriminatorios, el árbitro podrá echar mano del “último recurso”, suspender el partido y desalojar el estadio. Esta decisión “se realizará después de haber revisado y evaluado debidamente, por medio de una consulta plena y extensa con el Comisario de partido, que todas las fases y medidas fueron aplicadas acorde al protocolo”, además de evaluar el impacto de la decisión sobre el público y los jugadores, apunta la comisión.

El comunicado apunta que, una vez desalojado en su totalidad el inmueble, el juego deberá continuar sin público. Sin embargo, agrega, de no poder reanudarse el partido, el tiempo restante se jugará “dónde y cuándo determine la Presidencia Ejecutiva de la LIGA MX, atendiendo a la opinión de la Dirección General de la LIGA MX”. En este supuesto, los gastos del club visitante, del cuerpo arbitral y de los comisionados

Esto se da después de que en las recientes jornadas se han dado actos racistas. Por este motivo, clubes como el Pachuca, Universidad Autónoma de Guadalajara y el León han tomado la decisión de impedir el ingreso de los agresores a los estadios Nou Camp, 3 de Marzo e Hidalgo. Además, estos clubes decidieron filmar a las porras para detectar estos actos y poder sancionarlos. Ante estas medidas, la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) expresó en un comunicado que estas medidas concretas deben sentar las bases para evitar que esas expresiones sigan reproduciéndose en los estadios.