por Adam Goodman

Foto: Adam Goodman

Foto: Adam Goodman

“En este país los periodistas siguen cayendo como moscas,” dijo una manifestante el domingo en el DF. Unas 500 personas se congregaron en el Ángel de la Independencia, demandando seguridad y libertad de expresión para todos los y las periodistas del país, además  justicia para Gregorio Jiménez, el último periodista asesinado en Veracruz.

Más de 100 periodistas han sido asesinados o desaparecidos desde el 2000. Pocos son los casos investigados y resueltos. Según el Committee to Protect Journalists, “Peña Nieto ha heredado un índice de impunidad del 90% en los casos de asesinato de periodistas.”

Mientras todos se enfocan en la captura de Joaquín “El Chapo” Guzmán –y muchos piensan que esto es un gran logro de la administración priísta–, la violencia e impunidad siguen. ¿Hasta cuándo?

Foto: Adam Goodman

Foto: Adam Goodman

Había mucha gente manifestándose en el Ángel el domingo, pero no tanta para una ciudad de este tamaño. Tampoco había muchos de los medios extranjeros, a lo mejor porque están en Mazatlán o Culiacán reportando sobre El Chapo.

Lo más preocupante sería que el asesinato de periodistas se convierta en algo normal hasta al punto que la gente se acostumbre y lo acepte como parte de la realidad mexicana. Temo que estamos llegando a este punto, pero tal vez –tal vez– no es así y todavía hay tiempo para despertarnos.

¿Qué más tiene que suceder para llamar a la atención del gobierno, de los ciudadanos mexicanos, y del mundo?

Adam Goodman escribe sobre la política mexicana y estadunidense, la migración, y la historia de deportación. Twitter: @adamsigoodman; Sitio: http://adamsigoodman.com