Segunda parte de nuestro resumen informativo anual. Consulta la primera parte aquí.

2013 Noticias 02La segunda mitad de 2013 fue recibida con una jornada de elecciones violentas en 15 Estados del país, mientras que a nivel internacional, la cacería contra Edward Snowden se convertía en un thriller que superó los límites de lo cinematográfico.

Mientras Vicente Fox aseguraba –muchos juran que bajo los efectos de la mariguana– que había sido mejor presidente que Benito Juárez, Edward Snowden reaparecía en Moscú para anunciar que no se arrepentía y que seguiría filtrando información, revelando que el verdadero negocio hoy era el Big Data.

La detención de Miguel Ángel Treviño, mejor conocido como el Z-40, líder de los Zetas, llegó a los medios con una precisión de relojero, despertando dudas en torno al mensaje que se intentaba dar. Bastaba ver a Treviño, considerado uno de los hombres más peligrosos, caminando escoltado por militares sin esposas y sin ningún tipo de seguridad extrema para cuestionar el mensaje oficial, que nada tenía que ver con la realidad: a finales de julio la situación en Michoacán era insostenible.

El abuso evidenciado por parte de un funcionario del gobierno de Villahermosa a un niño tzotzil mostró  unas vez más el poder de las redes sociales, así como el abuso del que tanto menores como indígenas son víctima en nuestro país.

Agosto llegó con una intervención quirúrgica a Enrique Peña Nieto para extirparle un nódulo tiroideo y la noticia de que Raúl Salinas pasaba de ser el hermano incómodo al hermano impune ya que, a 14  años de distancia, era exonerado y todos sus bienes (mismos que él mismo declaró en su momento provenir del erario público), devueltos.

Por esos mismos días, tras encontrar irregularidades en su proceso, Caro Quintero, quien fuera acusado por el homicidio del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar, así como por los delitos de tráfico y distribución de mariguana y cocaína, fue liberado, sacando a la luz uno de los mayores conflictos diplomáticos entre Estados Unidos y nuestro país, y dejándonos ver que ésta historia no había sido lo que creíamos.

La reforma más importante de este sexenio, la reforma energética, fue presentada a finales de agosto, provocando reacciones entre la ciudadanía y la política. El montaje en medios fue masivo, presentando spots y discusiones en espacios televisivos y radiofónicos, intentaba hacerle creer a la ciudadanía que ésta reforma era lo que Lázaro Cárdenas habría querido. La respuesta en contra fue igual de masiva, con el hijo del general, Cuauhtémoc Cárdenas, liderando el movimiento.

El manejo informativo de los medios sería esencial en otro de los movimientos sociales más importantes del año: las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación que, a finales de agosto, paralizaron el Distrito Federal. El linchamiento mediático y la furia de los capitalinos no permitieron ver a muchos las exigencias de estos grupos.

El 21 de agosto, y tras más de 3 meses de búsqueda, serían encontrados los cuerpos 7 hombres y 5 mujeres, secuestrados por un comando en el Bar Heaven, uno de los principales golpes a la accidentada administración de Miguel Ángel Mancera. Ese mismo día, Bradley Manning, el soldado acusado por la filtración de documentos militares y diplomáticos a Wikilekas, fue sentenciado a 35 años de prisión, evitando el principal cargo que pendía sobre él: ayudar al enemigo. Manning aceptó su sentencia y anunció que, desde ese día, se haría llamar Chelsea Manning e iniciaría su cambio de sexo. «Soy Chelsea Manning, soy una mujer», fueron sus propias palabras en una carta presentada a los medios en la que Jenaro Villamil denominaría, la «nueva disidencia«.

El 1 de septiembre, el Primer Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto estaría rodeado de una serie de manifestaciones por parte de la CNTE, dos mega marchas en contra de su reforma energética y otros tantos infortunios; sin embargo, y a pesar de todo lo anterior, en una hora y cinco minutos, entre invitados perfectamente seleccionados, en el estilo de un largo infomercial teleproducido y con un telepromter que lo hizo trastabillar varias veces, Enrique Peña Nieto rindió el mensaje de su primer informe de gobierno sin anuncios espectaculares y con muchas frases de optimismo.

El clima de la política nacional acabaría reflejándose en el clima del país cuando, cercanos al 16 de septiembre, las tormentas IngridManuel arrasarían con casi 200 municipios de Guerrero, Oaxaca, Veracruz y Tamaulipas, dejando alrededor de millón y medio de damnificados ¿Y los políticos? ¿Y el presidente? Celebrando nuestro día de la independencia en un zócalo relleno con acarreados tras el violento desalojo de los campamentos de la CNTE, realizado a manera de reality show.

Como suele ocurrir en estas situaciones, tras el desastre, lo peor saldría a la luz: desde políticos como Javier Duarte que mostraban su verdadera cara en medio de la tragedia, pasando por la corrupción y los errores que permitieron que estas situaciones se convirtieran en algo mayor, hasta el oportunismo de conductoras como Laura Bozzo, que aprovechaban la desgracia ajena para ganar rating.

El episodio de Bozzo, quien se sirvió de helicópteros oficiales del Estado de México para poder grabar su teledrama, fue uno de los que más llamó la atención tanto en medios como redes sociales. El enfrentamiento con Carmen Aristegui fue uno de los temas más buscados del año en nuestro país y, también, otro intento desesperado de Televisa por atacar a la periodista.

El 2 de octubre de este año se cumplieron 45 años de la masacre de Tlatelolco, y en un día en el que la memoria debía recordarnos lo que no se debe hacer, los mexicanos revivimos un episodio de violencia: durante la marcha conmemorativa, grupos de anarquistas se enfrentaron con policías en un encuentro en el que varios civiles que protestaban sin violencia salieron heridos.

Los foros que en el Congreso debían dar voz a las distintas posturas en torno a la Reforma Energética se fracturaban: inasistencias, desacuerdos y desinterés, actitud que se vio reflejada también en la cultura y la salud, con muestras como la repentina suspensión (aunque posterior restitución) de la XIII Feria Internacional del Libro del Zócalo así como de los casos que salieron a la luz de violencia obstétrica en México.

Y mientras la Selección Mexicana de futbol daba una de las actuaciones más vergonzosas de la historia (una que estuvo a punto de sacar a nuestro país del Mundial), Breaking Bad, uno de los más grandes fenómenos televisivos de nuestra época llegaba a su fin.

El 20 de octubre la revista alemana Der Spiegel hizo pública más información en torno al caso de espionaje de parte del gobierno de Estados Unidos a México. Esta información revelaba que no sólo el actual presidente, Enrique Peña Nieto, había sido espiado desde que era candidato, sino que también Felipe Calderón y su gabinete fueron parte de las operaciones de la NSA. Algo similar ocurrió con Brasil, sin embargo, las reacciones de nuestro país y los cariocas fueron claramente distintas.

El conflicto se haría mayor cuando The Guardian publicara, gracias a las filtraciones realizadas por Snowden, que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés), había esperado a más de 35 líderes mundiales. Lo que empezó como leves diferencias diplomáticas comenzó a crecer como una bola de nieve.

A finales de octubre, el mundo del rock lloró la pérdida de uno de sus grandes: el mítico Lou Reed.

La semana en que México recuerda a sus muertos, nos enfrentamos con la aprobación de otra reforma: la fiscal, con la que varios impuestos se verán modificados a partir del próximo año. Un cambio que ha sido vendido como benéfico para los mexicanos pero que, en el fondo, parece no traer tantas cosas buenas. Aquella misma semana, se dio el indulto para Alberto Patishtán, quien llevaba 13 años clamando su inocencia. Una modificación exprés en la ley permitió al profesor tzotzil, no sólo demostrar su inocencia, sino la ineficacia del sistema mexicano.

Un “trascendido” informativo presentado como nota exclusiva en The Wall Street Journal volvió a alborotar el gallinero en medio del pasmo legislativo en el que se encontraba la reforma energética, sin embargo, la atención se desvió cuando, de la más vergonzosa de las formas, la Selección Mexicana pasó al mundial durante El buen fin.

Una aeronave mexicana destruida en Venezuela levantó suspicacias sobe el paradero de Caro Quintero, de nuevo buscado por la justicia mexicana y estadounidense. Y mientras un ex narcotraficante seguía desaparecido, el hijo de otro presumía sus lujos y excesos en redes sociales, abriendo una interesante ventana a este mundo.

El 1 de diciembre Enrique Peña Nieto cumplió un año al frente del Ejecutivo de este país, con una serie de reformas aprobadas en fast track, la violencia a tope y el alguna vez aclamado Pacto por México, hecho trizas. La verdadera noticia por esos días fue la Estrategia Digital Nacional, proyecto del sexenio peñista que busca consolidar todo el manejo de datos digitales del gobierno federal en una sola “nube digital” que sería operada por Google, el gigante norteamericano del internet señalado por Edward Snowden como uno de los principales colaboradores de la estrategia de espionaje e intrusión global de Estados Unidos.

A tan sólo un par de semanas de que acabe el año, el país llegó a una encrucijada esencial para el futuro: la discusión y aprobación de las reformas energética y política. Como un síntoma de lo que ocurría en la política, el dos veces candidato a la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, sufrió un infarto cardiaco. Esa misma semana, el mundo lloró la pérdida de una figura esencial para los Derechos Humanos y la libertad: Nelson Mandela, quien murió a los 95 años.

Finalmente, el debate más esperado de la presente Legislatura y quizá de los últimos diez años, se convirtió en un prolongado maratón de monólogos entre los senadores del PAN, PRI y Partido Verde que defendieron el dictamen de reformas constitucionales en materia energética, mientras que los legisladores del PRD, PT y Convergencia trataron de entablar una polémica que fue rechazada; el pasado 20 de diciembre, la que ha sido la reforma constitucional más polémica que haya visto nuestro país en décadas, fue aprobada.

El invierno petrolero había comenzado.