Capilla Londres Salinas¿Además del dinero, la ambición y las complicidades no confesas qué puede unir a un ex presidente mexicano como Carlos Salinas de Gortari, al ex embajador y ex procurador general Eduardo Medina Mora, al potentado mexiquense Carlos Hank Rohn, al vendedor de publicidad de Televisa y bróker estelar como Alejandro Quintero, al abogado Juan Collado y a TV Azteca?

Para los malpensados, lo que los une es la fe. En especial, a la virgen de Guadalupe. En una capilla de Soho Square, en el corazón de la zona bohemia, gay, gastronómica y multicultural de la capital británica, estos personajes mandaron a construir una placa con sus nombres en gratitud a la Morena del Tepeyac de sus amigos de México.

La placa no tiene fecha, sólo es un recordatorio de que estos personajes también se unen.

La capilla está en el interior de la iglesia católica de San Patricio, patrono de Irlanda, el país donde Salinas de Gortari pasó sus primeros años de exilio tras salir de México enfrentado con su sucesor, Ernesto Zedillo, en 1995.

Capilla Londres PlacaNo hay ninguna otra placa similar a la de los potentados mexicanos. En otras se recuerda al reverendo Thomas Burge, rector y misionero de esta iglesia que falleció en 1885. En otra se recuerda a Juan Pablo Vizcardo Guzmán, “pionero de la independencia de España”, nacido en Arequipa, Perú en 1748 y fallecido en Londres en 1798. Fue colocada por el gobierno peruano en 1971.

En honor a 25 católicos fallecidos en la Gran Guerra de 1914-1918 hay otra placa conmemorativa.

Sólo estos mexicanos, vivos, se autocelebran a sí mismos y dan una demostración de cofradía.

Salinas de Gortari, presidente de México entre 1988 y 1994, considera Londres su segunda ciudad adoptiva. La última vez que se le vio públicamente –hace dos semanas– fue abucheado por una joven mexicana radicada en la capital británica, quien lo acusó de asesino y ladrón. Impasible, Salinas ni la vio ni la oyó.

Eduardo Medina Mora fue embajador mexicano en Gran Bretaña después de su desastroso papel como procurador general de la República en la primera mitad del gobierno de Felipe Calderón. En Londres se le recuerda por haber interferido a favor de Grupo Televisa para que The Guardian, el célebre periódico de orientación laborista, se “desdijera” de lo publicado el año pasado sobre la venta subrepticia de información y publicidad favorable a Enrique Peña Nieto. Ahora, Medina Mora sirve al gobierno priista como embajador en Washington.

Carlos Hank Rohn, hijo del famoso empresario-político más encumbrado del Grupo Atlacomulco, Carlos Hank González, ha hecho jugosos negocios tanto durante el gobierno de Salinas como con Enrique Peña Nieto en el Estado de México.

Alejandro Quintero es amigo personal de Salinas y de Medina Mora. Es el vicepresidente corporativo de comercialización de Grupo Televisa. El creador de TV Promo y de la estrategia de venderle a los políticos espacios en los noticiarios y en los programas de entretenimiento para promover su imagen. Peña Nieto fue el caso más documentado. Por supuesto, Quintero siempre lo ha negado.

Y Juan Collado, el amigo y abogado de Carlos Salinas de Gortari, también es un personaje del mismo entorno.

No aparece la “familia Salinas Pliego” sino TV Azteca, así como si fuera una familia más.

A lo mejor forman parte de lo mismo.

Y la Virgen de Guadalupe los protege desde Londres.