Caro QuinteroAntes de arribar a territorio venezolano, la aeronave con matrícula mexicana que fue incinerada y detectada por el gobierno de Nicolás Maduro “hasta el full” (llena) de droga aterrizó en la isla Bonaire, Antillas Holandesas, donde habrían descendido 4 de sus siete pasajeros, según informó la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

La versión de la dependencia fue  emitida el mismo día que se divulgó la versión de que el capo del narcotráfico Rafael Caro Quintero podría haber viajado en esta aeronave, según versiones internas de la Procuraduría General de la República, citadas por el periódico La Razón.

Según el comunicado de la DGAC, la aeronave Hawke Siddeley DH,125, serie 400ª, con matrícula mexicana XB MGM, propiedad de Jorge Salazar Ochoa, partió a las 11:59 horas del 4 de noviembre del aeropuerto de Querétaro con 7 personas a bordo, para un vuelo de 5 horas.

Los nombres de los tripulantes registrados son Susana Bernal Rivas, Adriana Cruz Méndez, Sergio Franco, Manuel Rodríguez Benítez e Isaac Pérez Dubon, además de los dos pilotos. Según la versión citada por la SCT, las dos mujeres y Sergio Franco y Rodríguez Benítez habrían descendido en la isla de las Antillas. Pérez Dubon continuó el vuelo a Venezuela.

Días antes, el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong admitió que los nombres de los tripulantes pueden ser falsos.

“Se tiene información no oficial de los servicios de tránsito aéreo de Antillas Holandesas, en el sentido de que una vez que dicha aeronave arribó a Las Antillas, se presentó un nuevo plan de vuelo para que la misma saliera de Bonaire hacia La Ceiba Honduras”, afirma el boletín de la DGAC.

“La información con que se cuenta indica que la aeronave transportó en ese vuelo a sólo 3 personas: a los 2 pilotos y de nueva cuenta a Isaac Pérez Dubon”, agreó.

Bonaire es una isla de 288 kilómetros cuadrados, con poco más de 12 mil habitantes, ubicada frente a la costa occidental de Venezuela. Con Aruba y Curazao forma parte de las Antillas Menores.

Desde diciembre de 2011, ante la violencia generada en México por la lucha entre cárteles, los grupos del crimen organizado cambiaron sus rutas y eligieron el Caribe como alternativa para transportar droga, según Rodney Benson, ex jefe de Inteligencia de la DEA.