Las oficinas centrales de la NSA. Ubicadas en Fort Meade, Maryland. Foto: Patrick Semansky/AP.

Las oficinas centrales de la NSA. Ubicadas en Fort Meade, Maryland. Foto: Patrick Semansky/AP.

¿Cómo es posible que un técnico de un rango medio hubiera tenido acceso a información tan privilegiada como la que filtró Edward Snowden? Esa ha sido la pregunta de muchos desde que inició el escándalo del ex analista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés), misma que el día de hoy podría haber sido respondida.

De acuerdo a información publicada por la agencia Reuters, Snowden consiguió descargar documentos altamente clasificados gracias a que la NSA falló al instalar un software contra filtraciones en sus instalaciones en Hawaii, donde el técnico trabajaba.

La razón por la que el sistema anti filtraciones no se instaló, fue porque las instalaciones de la NSA no contaban con la suficiente banda ancha como para garantizar su funcionamiento efectivo, declaró a Reuters un oficial que prefirió mantenerse anónimo.

Según una nota publicada por la agencia, desde mucho antes que Snowden filtrara la información que lo convirtió en uno de los principales enemigos de Estados Unidos, la NSA trabajaba arduamente en sus sistemas anti filtraciones, específicamente, desde octubre de 2011, que el presidente Barack Obama ordenó específicamente bloquear las «amenazas internas» que las unidades de inteligencia estadounidense tenían, en clara referencia a las filtraciones realizadas en 2010 por Bradley Manning.

La Política de Amenazas Internas desarrollada por el gobierno de Obama incluía crear una fuerza que monitoreara «las actividades de los usuarios en redes de información clasificada controladas por el gobierno federal».

Una representante de la NSA declaró que fueron las filtraciones de Snowden las que terminaron de agilizar la instalación de los sistemas anti filtración.

Si bien a muchos tomó por sorpresa la información que el ahora refugiado en Rusia hizo pública, resulta más sorprendente el tiempo y la forma en la que Snowden obtuvo esta información. Se calcula que Snowden comenzó a descargar información clasificada en abril de 2012; un año después, fue asignado por Booz Allen Hamilton (empresa contratista de la CIA) a las instalaciones de la NSA en Hawaii. Después de sólo tres semanas de trabajo, Snowden desaparecería para volver con el escándalo de filtraciones que haría público el periódico The Guardian.