Algunos de los documentos filtrados a Der Spiegel por Edward Snowden que detallan el espionaje a Felipe Calderón. Fuente: Der Spiegel.

Algunos de los documentos filtrados a Der Spiegel por Edward Snowden que detallan el espionaje a Felipe Calderón. Fuente: Der Spiegel.

Un capítulo más en la serie de revelaciones hechas por las filtraciones de Edward Snowden se hizo público hoy gracias a la revista alemana Der Spiegel. En esta ocasión, el ex presidente Felipe Calderón ha salido a la luz como parte del ciberespionaje realizado por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés). De igual forma, nueva información sobre el espionaje hacia el presidente Enrique Peña Nieto se ha hecho pública.

De acuerdo a la revista alemana, durante la presidencia de Felipe Calderón la NSA espió sus correos, así como de otros miembros de su gabinete. Entre la información que se buscaba, estaban comunicaciones diplomáticas, económicas y de seguridad.

Esta operación fue denominada Flatliquid y fue reportada en mayo de 2010. El operativo consistió en infiltrar los servidores de la presidencia y poder acceder a través de éstos a «la cuenta pública de correo electrónico del presidente Felipe Calderón», informa Der Spiegel.

La operación estuvo a cargo de la unidad de Operaciones de Acceso A la Medida (Tailored Access Operations o TAO) y fue catalogada de «ultrasecreta»; ésta fue realizada desde San Antonio, Texas, y las embajadas estadounidenses en México y Brasil.

Pero Flatliquid no fue la única operación de espionaje de la NSA durante el sexenio de Calderón, de acuerdo con el reportaje existía también un proyecto denominado Whitetamale (Tamal blanco) que consistía en acceder a las cuentas de correo electrónico de funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y que se llevó a cabo en 2009. La finalidad de esta operación era analizar la Estrategia Nacional de Seguridad implementada por el entonces presidente Felipe Calderón.

A través de esta operación la NSA obtenía información sobre la guerra contra el crimen organizado, sus avances, sus fallas, los cárteles, así como conversaciones diplomáticas. Der Spiegel reporta al menos 260 reportes clasificados, resultado de esta operación.

Existía en este plan una escala del 1 al 5 (considerando el 1 como alta prioridad y el 5 como baja), bajo la que se clasificaban los temas a espiar. En primer lugar se encontraba el tema del narcotráfico, en segundo lugar estaban el liderazgo, la estabilidad económica, las capacidades militares; con el número 3 se clasificaron derechos humanos y relaciones comerciales y al contraespionaje se le asignó el nivel 4.

En el reportaje sale a relucir el nombre de Laura Poitras, la documentalista que al lado de Glenn Greenwald, ayudó a Edward Snowden a hacer públicas sus primeras filtraciones.

El espionaje a Enrique Peña Nieto

El reportaje no sólo detalla el espionaje realizado al ex presidente Felipe Calderón, sino que abunda en el realizado al actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, hecho público a principios de septiembre por el periódico Globo, en un reportaje en el que se revelaba la intervención a las comunicaciones de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

En esta ocasión, Der Spiegel detalla cómo durante el verano de 2012, meses previos a la elección presidencial en México, Estados Unidos espió durante dos semanas los celulares de Peña Nieto, así como de nueve de sus colaboradores más cercanos. La publicación alemana revela que la NSA interceptó 85,489 mensajes de texto.

Entre los mensajes espiados, algunos habían sido enviados por Enrique Peña mismo, y otros por alguno de sus colaboradores.

Hasta el momento, la cancillería mexicana ha condenado estos actos pues considera que toda forma de espionaje es violatoria de las leyes internacionales. Por su parte, Felipe Calderón no ha hecho ninguna declaración hasta el momento.