por Héctor Tenorio

Atentado a una gasolinera en Morelia. Foto: Raúl Tinoco/El Universal.

Atentado a una gasolinera en Morelia. Foto: Raúl Tinoco/El Universal.

Michoacán quedó atrapado en una espiral de violencia después de la aparición de actos de terrorismo, enfrenta la peor de las crisis de gobernabilidad. La situación es considerada desde Los Pinos como un asunto de seguridad nacional, y se prepara para intervenir y  desarmar a los  grupos de autodefensa de Tepalcatepec, Buenavista, Coalcomán, Aguililla y Chinicuila, quienes el pasado 26 de octubre intentaron liberar Apatzingán de “Los Caballeros Templarios”,  quienes a su vez gobiernan la entidad, mientras el gobernador  Fausto Vallejo reza por su frágil salud e intenta frenar los rumores sobre su posible renuncia.

La administración de Enrique Peña Nieto ya replanteó su estrategia en conjunto con el Gobierno michoacano, hará uso de la fuerza del Estado, se reforzó la seguridad en la entidad con 5 mil elementos del ejército ¿Será el nuevo modelo en la lucha contra  el crimen organizado? ¿Es el reconocimiento que en muchas parte del país hay un Estado fallido?

En este contexto se debe entender que La Familia Michoacana, Los Zetas, Nueva Generación y los Caballeros Templarios,  se  disputan la entidad mientras las fuerzas federales  no han sido capaces de descubrir las casas de seguridad del crimen organizado y hasta la fecha no hayan liberado a nadie cuando se cuentan por decenas las personas levantadas. ¿Será que no saben o no quieren? ¿Omisión o complicidad?

Ahora bien, las imágenes del enfrentamiento armado en Apatzingán parecían escenas  de una guerra civil, francotiradores dispararon y lanzaron una granada contra grupos de autodefensas cuando éstos realizaban una manifestación la cual se pactó  con el ejército; en respuesta, los guardias comunitarios quemaron al menos seis camiones. Hubo un herido de bala y tres más de esquirlas.

Cabe destacar que un grupo de desconocidos desarmó a la Policía Municipal y tomó la presidencia municipal, los 32 elementos policiacos ya fueron destituidos. La Policía Federal custodió a los grupos de autodefensa a sus municipios.  A pesar de esto las autoridades no pudieron evitar que ambos grupos se enfrentaran de nuevo y siete personas perdieran la vida.

Vale la pena recordar que la marcha fue para demandar un alto al derramamiento de sangre en la zona debido a la presencia de Los Caballeros Templarios, quienes han limitado el abasto y distribución de combustible y víveres en toda la región.

Apatzingán quedó resguardada por soldados, policías federales y estatales, y a pesar de eso, en la central camionera se suspendieron todas las corridas hacia los municipios de Tierra Caliente. La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) inició las averiguaciones para dar con los francotiradores.

Horas más tarde, en cascada, se dieron 18 ataques con bombas molotov a las subestaciones eléctricas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), de Morelia, Uruapan, Apatzingán, La Piedad, Zamora, Zitácuaro, Maravatío, Ciudad Hidalgo, Tuxpan,  420 mil 711 usuarios fueron afectados. Incluso  en las inmediaciones de la subestación eléctrica ubicada en Morelia, en la salida a Salamanca, fueron encontradas más de 100 bombas molotov. En estos lugares  existe fuerte presencia de Los Caballeros Templarios quienes han demostrado su fuerza ante la falta de gobierno que existe en la entidad. Las indagatorias quedaron a cargo de la Procuraduría General de la República (PGR) se han detenido a 3 sospechosos y otros dos fueron abatidos.

A esto se suma  que fueron incendiadas seis  gasolineras: cuatro de Morelia, una de  Apatzingán, una de Pátzcuaro y una tienda. Fuerzas federales y estatales se movilizaron en ciudades como Apatzingán, La Piedad, Ciudad Hidalgo, Morelia, Sahuayo, Zamora, Tarímbaro, entre otras.

La población esta aterrorizada, pero esto no ha impedido al grupo Michoacanos por la Paz y Dignidad pidiera la salida de los elementos del ejército y la Policía Federal de la zona de la Tierra Caliente, acusándolos de haber permitido la entrada de guardias comunitarias.

De igual manera los empresarios manifestaron su preocupación, ya que está en riesgo el flujo turístico de la temporada del Día de Muertos. ¿Se adelantaron a las festividades? Entonces habrá que prenderle veladoras a Michoacán.

Al mal clima se agrega cinco cadáveres localizados en las inmediaciones del municipio de La Piedad, y un vehículo calcinado sobre la carretera Apatzingán-Aguililla. Queda claro  que el gobierno del estado está rebasado. A pesar de esto el Partido Revolucionario Institucional (PRI) rechaza la idea de la desaparición de poderes en la entidad. Menos mal que los priístas si saben gobernar. Sino imagínense.