Segunda parte del reportaje publicado originalmente en Proceso No. 1927. Consulta la primera parte aquí.

Otros falsos testimonios

Laura Bozzo 02Tampoco es la primera vez que Bozzo utiliza su espacio en la televisión para capitalizar las tragedias personales derivadas de desastres naturales. En 2007, durante el terremoto en Pisco, una investigación realizada por el novelista y conductor televisivo Jaime Bayly, comprobó que una niña afectada en por el desastre y “hallada” por Bozzo entre los escombros de Pisco, era en realidad una actriz que había presentado anteriormente en uno de sus programas como víctima de abuso sexual, según recordó en su edición del 26 de septiembre el periódico El Comercio de Perú.

Bayly entrevistó a la madre de la menor, quien corroboró el montaje y el testimonio falso.

Bozzo se fue de Perú y comenzó la emisión de Laura en Acción en la cadena televisiva norteamericana Telemundo. Ahí también fue acusada de falsos testimonios. Periodistas de “Panamericana TV” reconocieron en uno de los programas  a Cecilia Zorrilla, una chica del medio televisivo, que hacía las veces de panelista de Bozzo en su emisión.

Frente al escándalo detonado, en mayo de 2008, Telemundo puso “en receso” el programa de la conductora peruana. Los ejecutivos admitieron que los “falsos testimonios” de Bozzo afectaron en los anunciantes del programa.

Bayly afirmó en su programa El Francotirador que “Telemundo tuvo la decencia de sacar a Laura de la televisión y suprimió sus dos programas; el que tenía a las  9 de la mañana y el de las 4 de la tarde. Ahora, en su lugar han puesto dos telenovelas”.

“Laura no está más en televisión. Telemundo decidió retirarla, expectorarla como cuando uno tiene una presencia molesta. Le echaron agua bendita”, se mofó el escritor peruano, quien se ha convertido en uno de los principales y constantes críticos de la conductora.

Tras su salida de Telemundo, Laura Bozzo fue reclutada por TV Azteca, la segunda cadena televisiva privada de México. El contrato con la empresa de Ricardo Salinas Pliego se canceló abruptamente, en medio de versiones en revistas de espectáculos sobre supuestos conflictos con Patricia Chapoy, conductora de Ventaneando, programa estelar de canal 13.

En Youtube circuló un video titulado “Laura Bozzo maltrata e insulta a sus empleados de TV Azteca”. Ahí se escucha a la conductora peruana quejarse porque los casos y los invitados a su programa “no funcionan”.

Televisa y los gobernadores

Su ingreso a Televisa incluyó también una relación privilegiada de Laura Bozzo con algunos gobernadores con convenios millonarios con la empresa de Azcárraga Jean, especialmente con Ángel Aguirre, de Guerrero, y Eruviel Ávila, del Estado de México.

Adictos ambos a la intensa promoción en televisión, pagada con recursos públicos, tanto Aguirre como Ávila están involucrados ahora en el escándalo de la conductora de talk shows de Televisa.

Bozzo ha prestado su imagen pública para promover a Ángel Aguirre y a Eruviel Ávila, tal como lo hizo en Perú con Fujimori y Montesinos. En marzo de 2012, en medio de las secuelas del sismo en la Costa Chica guerrerense, Bozzo acompañó en una gira a Aguirre quien prometió despensas, nuevas viviendas y programa de empleo temporal.

“Yo, señores, soy del pueblo. Cuando hay un desastre soy la primera en estar porque vengo representando a la Fundación Televisa que quiere ayudar… rehabilitaremos escuelas con computadoras, aulas deportivas y una serie de cosas para evitar el alcohol y las drogas, los problemas que tenemos. ¡Estoy acá y estaré siempre con ustedes!”, arengó Bozzo, según la crónica de los reporteros Marcela Turatti y Ezequiel Flores (ver Proceso, No. 1848).

“Es una burla para la gente que busca ayuda y le traen un show”, declaró el conductor de la radio independiente Ñnomandaa (“La Palabra del Agua”) de la comunidad de Xochistlahuaca, al comentar la llegada de Bozzo como acompañante del gobernador, hace año y medio.

A cambio, Bozzo apoya y lanza flores a los gobernadores que tienen convenios millonarios de publicidad con Televisa, como es el caso de Eruviel Ávila, mandatario a quien la conductora defendió en medio del escándalo por el uso irregular de los helicópteros Relámpago.

De acuerdo a los contratos recientemente exhibidos por el gobierno de Eruviel Avila, de enero a diciembre de 2012, el erario mexiquense destinó 52 millones 700 mil pesos vía adjudicación directa a Televisa por concepto de “publicidad y propaganda en medios de comunicación electrónica, difundiendo información de mensajes y actividades gubernamentales”. Con TV Azteca firmó un contrato menos generoso pero multimillonario también: 23 millones 200 mil pesos por el mismo concepto.

Para 2013, el gobierno de Avila presupuestó un total de 191 millones de pesos para publicitarse en medios de comunicación, cantidad 3.6 por ciento superior a la de 2012. No se conoce la cifra exacta que destinará a Televisa y a su repetidora Televisa-Toluca, pero en los medios locales calculan que es más del 60 por ciento.

La oposición en el Congreso local del Estado de México ha pedido una investigación sobre el uso irregular de helicópteros de rescate a favor de medios de comunicación y, en especial, a Laura Bozzo, quien, además, fue desconocida por la Asociación Nacional de Seguridad y Emergencias (ANSE) como rescatista.

“Ninguna organización de rescate de Chile y Perú, sobre todo aquí en México, ha colaborado con este personaje en ningún sólo rescate de emergencia”, desmintió la ANSE en su comunicado a Bozzo, quien ha presumido ser colaboradora de los Topos en los países sudamericanos.

El bozal a Bozzo

“Yo no puedo declarar nada sobre el escándalo. En Televisa me pidieron que ya no abundara”, declaró Bozzo el pasado miércoles, en una entrevista con el canal 2 de Perú. Aceptó sólo hablar de sus índices de rating –según ella, tiene “más de 50 puntos”- e insistió que ella ama y se quedará en México.

Ya no mencionó a Carmen Aristegui, quien esta semana entrevistó al fiscal anticorrupción de Perú, Julio Arbizu, uno de los abogados que investigó el vínculo entre Bozzo y Montesinos.

Arbizu declaró a Noticias MVS que durante la investigación se comprobó “el pago que el gobierno de Fujimori hizo en la televisora en la que trabajaba Laura Bozzo” y señaló que la conductora “desarrolló métodos denominados psicosociales que funcionan como desvíos de atención pública sobre los problemas reales de ese país”.

Aristegui afirmó que Bozzo es “un personaje con una biografía y una historia muy compleja relacionada fundamentalmente con una historia criminal”.

La única reacción de Bozzo fue llorar en la pantalla, el martes 1 de octubre, y acusar a Aristegui de atacarla con “información vieja y falsa”. Insistió en su petición sobre derecho de réplica en el espacio informativo de la periodista de MVS.

El jueves 3 de octubre la Asociación a Favor de lo Mejor en los Medios demandó mediante un comunicado que se retiraran del aire los programas Laura y Cosas de la Vida, de Canal 13. Francisco Javier González, presidente y vocero de la agrupación que integra a universidades y fue creada bajo el patrocinio de Lorenzo Servitje, propietario de Bimbo, consideró que la reciente polémica entre Bozzo y Aristegui “aceleró y le dio más fuerza a esta petición constante, porque ayudó para que la gente manifestara nuevamente su disgusto ante este tipo de contenidos que no son nada edificantes”.

En la emisión de su programa del viernes 4 de octubre, Bozzo ya no mencionó nada sobre Aristegui ni sobre el caso de los damnificados de Guerrero. Eso sí, en su peculiar estilo, le gritó a uno de los invitados que “¡Gracias a la Fundación Televisa tienen una casa!”.