Ansitel logoEl pasado día lunes 14 de octubre de 2013, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes dio a conocer, a través de un comunicado de prensa, el acuerdo al que llegaron diversos concesionarios de la Banda de 2.5 GHz con dicha Secretaría durante la primera semana de septiembre de este año.

Dicho acuerdo, en el que participaron nueve de los once concesionarios de la Banda, ha permitido al Estado mexicano recuperar a título gratuito 130 de los 190 MHz que componen la Banda de 2.5 GHz. Esta porción de la Banda se encuentra a disposición del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y constituye un dividendo espectral muy relevante para la Nación.

Los concesionarios que participaron en este acuerdo dieron por terminados igualmente los diferentes procedimientos jurisdiccionales y administrativos entablados contra actos de autoridad emitidos por la anterior administración federal. Con ello, se cierra un lamentable episodio caracterizado por la litigiosidad y la falta de claridad en la política espectral, que retrasó durante años el óptimo aprovechamiento de la Banda de 2.5 GHz y el ejercicio legítimo de los derechos de concesionarios.

A finales de agosto de este año, los concesionarios formularon diversos alcances a las solicitudes de prórroga y/o modificación de sus títulos que habían presentado con anterioridad, algunas de las cuales habían recibido el amparo y protección de la Justicia de la Unión a través de resoluciones dictadas por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. En dichas solicitudes, se planteó a la autoridad la prórroga de 60 MHz por un plazo de 15 años, así como la renuncia voluntaria al resto del ancho de banda que se encontraba concesionado. Cabe resaltar que más del 80% de los títulos de concesión que fueron prorrogados y modificados por la SCT se encontraban vigentes, por lo que la renuncia parcial formulada por los concesionarios resultó en un valioso dividendo espectral para el Estado.

Los títulos de concesión prorrogados por 15 años, amparando 60 MHz en la Banda de 2.5 GHz, contienen por disposición de la autoridad, una condición especial en la que se obliga a los concesionarios a recabar el Instituto Federal de Telecomunicaciones la autorización de servicios adicionales y/o la transición al modelo de título de concesión única a fin de estar prestando servicios de banda ancha a más tardar el 31 de diciembre de 2016 – periodo prorrogable por un año en una sola ocasión, a solicitud de los concesionarios y a juicio del IFT.

El acuerdo alcanzado con la autoridad federal competente contempló que será el IFT, en términos de sus competencias constitucionales, quien establezca la contraprestación que deberán pagar los concesionarios por la autorización de servicios adicionales y/o la transición al título de concesión única.

Si bien este acuerdo ha implicado para los concesionarios reducir de manera importante su participación en la tenencia espectral de la Banda de 2.5 GHz, en el acuerdo alcanzado se privilegió el interés público y la necesidad de superar los procesos litigiosos en bien del país. De otra manera, la Banda de 2.5 GHz podría haber continuado inmovilizada, todo ello frente a la necesidad evidente de ampliar la cobertura, reducir el precio y mejorar la velocidad de transmisión de las redes de datos de banda ancha en el país. Frente a las decisiones tomadas por la anterior administración federal, que lesionaron los derechos de los concesionarios y no permitieron desarrollar proyectos de gran valor agregado para la sociedad, los concesionarios consideraron que con este acuerdo se logrará el reordenamiento y la optimización de la Banda en un contexto no litigioso y positivo para el país.

“Logramos un acuerdo que pone fin a litigios y que abre una oportunidad para prestar servicios de última generación, además de darle al Estado la posibilidad inmediata de disponer de 130 MHz de la Banda vía licitaciones. Ciertamente no es el mejor escenario para los concesionarios, que se desprenden de una porción importante del espectro concesionario; pero es el acuerdo que resultó viable y que cerramos en bien del país, dijo Alejandro Mayagoitia, representante de los concesionarios y Presidente de la Asociación Nacional de Servicios Inalámbricos de Telecomunicaciones (ANSITEL).