Texto publicado en revista Proceso No. 1924.

CNTE Desalojo ZocaloA partir de las 16:10 horas del viernes 13 de septiembre, en vivo y en directo, comenzó el reality show del “Zócalo liberado”. La mayoría de los noticiarios de televisión abierta y restringida unificaron sus mensajes a través de los conductores en turno: minimizar los enfrentamientos, destacar los heridos de la policía, no los de los manifestantes, responsabilizar a supuestos “anarquistas” de bombas molotov e insistir que la Plaza de la Constitución ya estaba lista para las “fiestas patrias” que protagonizaría el primer mandatario Peña Nieto.

El propio secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, concluyó en su mensaje televisado de las 21:50 horas que “la celebración más importante de los mexicanos se realizaría en la Plaza de la Constitución”. El político hidalguense reiteró que “no encontramos voluntad” por parte de los maestros de la CNTE a las alternativas y que “nuestra voluntad de diálogo tuvo un límite”.

“El desalojo se realizó con pleno respeto a los derechos humanos”, insistió el político hidalguense, en una conferencia de prensa, con preguntas a modo, sin incomodar al funcionario.

La larga jornada del reality televisivo inició desde el mediodía de un viernes nublado. En sintonía con la cobertura claramente adversa a las demandas de los maestros de la CNTE que acamparon en el Zócalo desde hace 25 días, las cadenas de Foro TV, de Televisa; Canal 40, de TV Azteca, ambos con  imágenes desde helicópteros; Milenio TV, Cadena 3, Efekto TV, así como decenas de noticiarios radiofónicos unificaron su línea editorial para expresar que el “Zócalo liberado” quedaba “limpio” de los maestros.

Para los medios electrónicos no se trató de una acción represiva sino de una operación policiaca de “limpieza”, como si los maestros y sus campamentos fueran suciedad, como si sus campamentos fueran basura, y su estancia en el Zócalo no fuera una protesta social sino una alteración permanente de la vida capitalina.

Hubo algún momento que documentaron la violencia. Aún cuando las propias imágenes y la narración de los reporteros ilustraban la destrucción y violencia en la esquina de 20 de Noviembre, desde los sets de transmisión los comentaristas parecían ver otra situación. Momentos de esquizofrenia.

“Se puede decir que la plancha del Zócalo ha sido recuperada para que se desarrollen los festejos del 15 y del 16 de septiembre”, sintetizó el conductor de Foro TV, de Televisa, a las 16:55 horas. En ese momento, se unificaron las coberturas. Horas después, la propia Presidencia de la República distribuyó la invitación a las fiestas patrias.

A Milenio TV no le fue nada bien cuando intentó transmitir en vivo de la Plaza de la Constitución con la leyenda “Zócalo liberado”, a las 18:30 horas. Las personas que circulaban gritaban “¡Fuera Peña, Fuera Peña!”. La transmisión se interrumpió.

Cobertura controlada

La mayoría de los maestros fueron sorprendidos, al igual que muchos reporteros que estaban en la zona. Esperaban el ingreso de la policía federal por la avenida 20 de Noviembre, donde tres horas antes fracasó la negociación con el Gobierno del Distrito Federal y con el comisionado general de la PF, Enrique Galindo Ceballos.

“Se ve el peor enfrentamiento en estos momentos”, exclamó agitado el reportero Rodolfo Montes, de Milenio TV, ubicado en la avenida 20 de noviembre. Mencionó a “grupos de encapuchados”, convocados por “integrantes radicales” de la CNTE. No volvió a tener un enlace.

“Parece un auténtico campo de guerra. Los maestros quemaron sus propios campamentos”, afirmó un reportero de Canal 40, transmitiendo desde un helicóptero que sobrevoló la plancha del Zócalo

Los reportes de los hechos, en vivo, cambiaron a partir de las 16:45 horas. De las imágenes se pasó a la editorialización para “calmar” a las audiencias.

La línea discursiva de los conductores de Foro TV,  Canal 40, Milenio TV, EfektoTV, ExcelsiorTV, Cadena Tres comenzó a parecerse como si formaran parte de un mismo guión: el Zócalo se recuperó “con incidentes menores”, la violencia vino de los otros, los “encapuchados”, y los heridos más mencionados eran los propios agentes policiacos.

“La impresión que tenemos desde acá, fue una operación muy bien planeada y muy bien ejecutada”, editorializa el conductor de Canal 40, de TV Azteca, desde la toma aérea del helicóptero.

En Milenio TV, el conductor Carlos Zúñiga no relata los hechos. Corrige a los reporteros cuando mencionan los relatos de violencia, editorializa, califica de “inflexibles” a los maestros de la CNTE. Matiza un poco la insistencia periodística de July García que trata de privilegiar el relato de los acontecimientos y no la editorial a favor de la parte gubernamental.

En Foro TV, Paola Rojas insiste que la violencia “provino” de los maestros.  En Efekto TV insisten que todo esto ocurrió “para que podamos festejar el Grito de Independencia”.

Manuel Mondragón y Kalb, responsable de la Policía Federal, emprende un road show por todas las estaciones de radio y de televisión para autoalabar el operativo bajo su cargo. No hay preguntas incómodas. Sólo el largo recuento optimista y festivo del ex titular de Seguridad Pública capitalino.

“No hubo una sola arma de fuego. Las acciones fueron perfectamente coincidentes con los protocolos del uso de la fuerza. En 15 minutos tomamos la plancha del Zócalo. Y no hubo ningún enfrentamiento”, presumió Mondragón en la entrevista con Adela Micha, en canal 9, a las 20 horas.

#CNTESeQueda, la contraparte en Twitter

Frente a la cobertura unificada de los medios electrónicos, en redes sociales, especialmente en Twitter, el hashtag #CNTESeQueda se convirtió en Trending Topic mundial desde el momento que el secretario de Gobierno capitalino, Héctor Serrano dio el ultimátum para desalojar el Zócalo.

A las 17 horas, este Trendig Topic ya tenía 145 mil menciones. Más de 26 mil menciones por hora en los momentos más álgidos del desalojo de los profesores del Zócalo. Se subieron imágenes y videos alternativos en los hashtags #CNTESeQueda streaming y #CNTESeQueda Livestream.

Sitios alternativos como Revolución3.0,  mostraron las imágenes de los chorros de agua que las tanquetas de la Policía Federal lanzó contra jóvenes y maestros en Isabel La Católica e Izazaga,  a la altura del Claustro de Sor Juana. Esas imágenes no se vieron en la televisión, concentrada en la “limpieza” y la “liberación” del Zócalo.