Aguirre con Rubén Figueroa. Foto: Gobierno de Guerrero

Chilpancingo. El convivio del viernes 13.
Foto: Comunicación Social de Guerrero.

Guerrero ha sido un estado explosivo por los grandes negocios de unos pocos y las carencias y represiones a muchos, a la mayoría.

No hay que olvidar las luchas de Genaro Vázquez y Lucio Cabañas por los pobres y el cambio social. Tampoco las batallas de Rodolfo Montiel y Teodoro Cabrera, defensores de la tierra y  los bosques hoy depredados, quienes fueron encarcelados por el ejército a instancias de los ricos. Ni el asesinato del también protector de la naturaleza, Javier Torres Cruz.

Frente a ellos, se encuentran los Rubén Figueroa, padre e hijo, los cuales se enriquecieron al máximo e  hicieron  desfiguros increíbles. El primero en un video francés diciendo que lo enterraran con un brasier en los ojos y una pantaleta en la boca. El segundo, como el asesino de Aguas Blancas (1995) y patrocinador de una orquesta sinfónica yanqui.

Los ricotes han fraccionado tierras a su antojo para grandes negocios. Desde Miguel Alemán y Carlos Trouyet a Diego Fernández de Cevallos y Ernesto Zedillo, estos últimos en el Acapulco Diamante hoy anegado. Pero asimismo, allá inicio sus turbios negocios Carlos Ahumada de la mano de José Francisco Ruiz Massieu, de acuerdo con Carlos Salinas, quien le prestó su banda presidencial a Rosario Robles para que ella se ilusionara.

Esos contrastes:  insolencias a la población y combates por la dignidad como la de Othón Salazar, son los que han estado presentes en el estado donde vivió un amigo querido siempre dispuesto a ayudar a los más pobres: Hugo Arce Norato que en sus brigadas campesinas llevó como médico popular a Alfredo Jalife.

Una reciente fotografía nos muestra, otra vez, la arrogancia de la clase política ante la tragedia que venía. En la imagen está Ángel Heladio Aguirre Rivero, posando con algunos que han saqueado  el estado. Se encuentran, entre otros, René Juárez y Rubén Figueroa, ex gobernadores de pésimo desempeño. Manuel Añorve, primo de Ángel y quien supuestamente estaba distanciado del pariente ya que aquél  le ganó la silla  del poder; varios funcionarios y políticos, incluidos del PRD, como Armando Ríos Pitter, y Ramón Sosamontes, brazo derecho de la señora Robles y quien se supone es un cruzado contra el hambre.

Todos departiendo en una fiesta que se inició el viernes 13 y concluyó el 14 a las seis de la mañana, no obstante que ya se  sabía que la tormenta Manuel iba a causar grandes estragos en Guerrero, especialmente en Acapulco. La imagen, por cierto, fue proporcionada por alguien del  gobierno, seguramente molesto por el sarao, ya que se prohibió que se tomaran imágenes y la portación de celulares.

Luego de ello, Aguirre, quien fue omiso cuando la tragedia de Paulina, en 1997, donde murieron 200 personas (entonces era gobernador interino), se mandó hacer una foto con el agua hasta la voluminosa barriga, para dar a entender que estaba presente en la tragedia de su pueblo. Aunque en las redes sociales fue no únicamente cuestionado, sino exhibido como simulador  teniendo de cómplice a Televisa.

El asunto es grave, tanto que Jesús Zambrano, presidente del PRD, exigió que se indague a Ángel. Lo insólito: este señor antes de cualquier investigación, pidió cinco mil millones de pesos como ayuda inicial. Lo que, afortunadamente, la federación no ha dado.

Para Enrique Peña Nieto, el sistema de agua potable de Acapulco está destruido (La Jornada, 22 de septiembre). No podía ser de otra manera, ya que Manuel Añorve, hoy legislador lejos de invertir en el puerto dejó las arcas vacías y con una deuda enorme cuando fue presidente municipal.

Las tareas de apoyo a los guerrerense han sido ineficientes en buena medida. El ejército, como siempre, ha dado muestras de solidaridad y los mexicanos en general han reaccionado ante las calamidades. Pero incluso Sedesol ha estado ausente, y cuando ha tenido reuniones, lo mismo Sosamontes que Robles han intentado que no estén presentes los medios, a los cuales han querido desalojar de los actos.

Algunos periodistas del sur  han señalado, incluso, que Rosario y Ramón son dueños de medios audiovisuales en  aquel estado. No sería raro debido a la conexión Ahumada.

En síntesis, que mientras en sitios como La Pintada, un lugar cafetalero, hay 68 desaparecidos y en otros los pobladores no han podido  bajar de las lomas y montañas, los funcionarios y aprovechados de todo siguen tan campantes y queriendo sacar raja de esta nueva desgracia nacional.

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44