Regina Martinez 01La vicecoordinadora del Grupo Parlamentario del PRD en el Senado, Dolores Padierna Luna presentó un punto de acuerdo para que la Comisión Permanente del Congreso de la Unión exhorte respetuosamente a la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión atraer el caso del asesinato de la periodista Regina Martínez Pérez para esclarecerlo y que éste no quede impune.

La legisladora  perredista planteó un exhorto a la Procuraduría General de Justicia del estado de Veracruz a diseñar e implementar protocolos de investigación que permitan esclarecer con mayor eficacia y rapidez los delitos cometidos contra periodistas

Padierna Luna recordó que el pasado 28 de abril de 2012, Regina Martínez, corresponsal del semanario Proceso, fue hallada muerta en su casa de Xalapa en el estado de Veracruz por estrangulamiento y con  signos graves de violencia en su cuerpo. Seis meses después de su asesinato la Procuraduría General de Justica de Veracruz presentó a uno de los presuntos responsables del asesinato.

Relata que en abril de 2013, un año después de su asesinato, las instancias de justicia de Veracruz sentenciaron a Jorge Antonio Hernández Silva a 38 años de prisión, al encontrar que era responsable en la comisión de los delitos de homicidio calificado y robo agravado.

“Sin embargo, el 8 de agosto de 2013 dos de tres magistrados de la séptima Sala del Tribunal Superior de Justicia de Veracruz, Edel Álvarez Peña y Andrés Cruz Ibarra, votaron a favor de revocar la sentencia de 38 años de cárcel que se había establecido en contra de Jorge Antonio Hernández Silva, por el asesinato de la periodista mexicana Regina Martínez Pérez; tras argumentar que el proceso jurídico había sido indebido, pues según su declaración, se centró exclusivamente en su confesión que fue obtenida bajo tortura por lo que Hernández Silva fue puesto en libertad. Lo anterior a pesar de que el procurador Flores Espinosa declaró que la responsabilidad penal de Hernández Silva no sólo tenía como base  la confesión, sino otros medios de prueba que se desahogaron ante el Ministerio Público y fueron  ratificados puntualmente”, describe el punto de acuerdo.

La senadora perredista advirtió que según los relatores especiales de la ONU y de la OEA, México es el país más peligroso para el ejercicio del periodismo en el continente americano, lo anterior se demuestra con los 70 homicidios cometidos contra comunicadores entre los años 2000 y  2010, así como los 13 asesinatos registrados entre enero y octubre de 2011 en los cuales no se ha descartado un vínculo con la actividad profesional; el país ocupa el lugar número siete en el mundo de impunidad para casos de periodistas asesinados.

“En Veracruz específicamente la situación es grave: según la Organización Internacional con sede en México Artículo 19, hasta julio de 2012, nueve periodistas habían sido asesinados en la administración de Javier Duarte, quien sobre el asesinato de Regina Martínez siempre ha asegurado que el crimen se debió a un robo, y no a su trabajo periodístico”, lamentó

En este mismo sentido, la relatoría especial para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos informó que desde 2010 la violencia contra periodistas en México era “alarmante y tiende a intensificarse, debido a factores como el crecimiento del crimen organizado en ciertas zonas del país”.

“Frente a este clima de violencia la actuación del gobierno mexicano ha sido ineficaz e insuficiente. A pesar de que desde 2006 se creó la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) como un esfuerzo gubernamental para generar un círculo de protección legal, procedimental y operativo que pueda frenar el dramático aumento de violencia contra periodistas, la violencia hacia las y los periodistas no ha disminuido y en su gran mayoría los casos no han sido resueltos.  Ello ha tenido como consecuencia el abandono a la prensa y el clima de miedo para ejercer dicha profesión”, concluyó.