Foto: Lucía Godínez/El universal

Foto: Lucía Godínez/El universal

La batalla por la opinión pública, desfavorable en más de un 50 por ciento al concepto “privatización de Pemex”, inició este lunes tras la presentación de la reforma energética del gobierno federal. Un gran montaje que incluye a las televisoras, las principales estaciones de radio, los portales de noticias, la prensa extranjera y las redes sociales dio inicio para convencer de las bondades de los cambios constitucionales.

Para los medios masivos como Televisa, el punto central de la propaganda es el general Lázaro Cárdenas, como lo habíamos previsto en Homozapping: “Reforma energética  retoma palabra por palabra el texto de Lázaro Cárdenas” de 1940, editorializa la nota de Noticieros Televisa.

A su vez, TV Azteca, en un tono aparentemente más neutro, ha privilegiado el concepto de “consenso”. “PRI va por consenso en reforma energética” aunque el mismo dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero, afirma que la iniciativa peñista se quedó “corta”.

En los principales noticiarios radiofónicos de la tarde escuchamos una larga ronda de voceros oficiales, desde el jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, Aurelio Nuño, hasta el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, insistir en las bondades de una iniciativa que se dividió en cinco ejes y en un concepto jurídico: “contratos de utilidad compartida”.

El gran montaje incluye también a los gobernadores de los estados. El siempre atento mandatario de Veracruz, Javier Duarte, envió un comunicado para anunciar el apoyo de su administración a “la reforma transformadora” presentada por Peña Nieto.

Veracruz, entidad petrolera y con un gobierno altamente generoso en inserciones pagadas, gacetillas e infomerciales, seguramente aparecerá como una de las primeras en apoyar la propuesta.

Entre los usuarios de las redes sociales, ni todo el apoyo de funcionarios en sus cuentas de Twitter logró que el hashtag #ReformaEnergéticaSí desplazara como Trending Topic más visto al de #VendanPemex que se convirtió en el más leído desde la tarde.

El escepticismo de estos usuarios de redes sociales también se sintió en las antípodas: la Bolsa Mexicana de Valores. El termómetro de los grandes capitales mexicanos no reaccionó favorablemente al anuncio de Peña Nieto. La bolsa cerró con una baja de 1.23 por ciento, mientras el peso se depreció siete centavos frente al dólar.

Algunos medios internacionales, como The Wall Street Journal, el periódico especializado en finanzas que se anticipó al dedicarle halagos a una reforma que comparó a la expropiación del general Lázaro Cárdenas, citó a analistas para decir que la iniciativa de Peña “se quedó muy corta” frente a las expectativas de las corporaciones petroleras más importantes del mundo.

El rotativo neoyorquino concluyó que el tipo de trato que ofrece la iniciativa de Peña Nieto es similar al ofrecido en Irak, “pero es menos atractivo para empresas privadas en comparación con países como Colombia, Noruega y Brasil”.

“La iniciativa aún está lejos de lo que la mayoría de los productores del sector petrolero ofrecen. Por ejemplo, no otorga a las firmas privadas propiedad directa en campos petroleros. Tampoco paga a firmas privadas una participación del petróleo sino que el efectivo equivalente por el petróleo que encuentren y producen”, sintetizó en su reporte online The Wall Street Journal.