Elementos del CUSAEM. Fuente: asisucede.com.mx

Elementos del CUSAEM. Fuente: asisucede.com.mx

A tres semanas de la ejecución “por confusión” de la arquitecta Alicia Rivera Ugalde, ocurrido en el Atizapán el 8 de junio por policías que portaban el uniforme de los Cuerpos de Seguridad Auxiliares del Estado de México (CUSAEM), continúan las dudas y demandas de investigar los antecedentes y casos delictivos en los que se han involucrado a sus agentes.

Los diputados del congreso local del Estado de México solicitaron la comparecencia del titular de la Agencia de Seguridad Estatal, Salvador Neme Sastre, para explicar la situación jurídica de este grupo de 30 mil elementos que operan como policía auxiliar en el Valle de México, pero también como guaruras privados, escoltas de políticos y empresarios y hasta expertos en tecnologías.

El 23 de junio pasado, 300 personas del Condado de Sayavedra, el fraccionamiento donde ocurrió la ejecución de la joven arquitecta, marcharon para exigirle al gobierno de Eruviel Ávila que ponga en orden a este cuerpo policiaco.

Las anomalías principales de la CUSAEM, según un análisis confidencial al que Homozapping tuvo acceso, revela que estos cuerpos policiacos funcionan bajo el amparo de múltiples lagunas jurídicas:

“-Indefinición de su naturaleza jurídica porque pertenecen estructuralmente a la ASE (Agencia de Seguridad Estatal), pero operan como un ente privado.

“-La ASE dota a CUSAEM de armamento. En diciembre de 2008, le entregó mil 805 armas nuevas; 789 largas, 12 escopetas calibre 12, 15 fusiles Beretta calibre 5.56; 729 pistolas Beretta y de 9 milímetros, entre otras.

“-En teoría, los elementos del CUSAEM no deberían portar armas fuera de su jurisdicción, lo que no se cumple en la prestación de sus servicios al menos en lo que respecta al Distrito Federal”.

Manejo turbio de los recursos

Como enorme “caja chica” la CUSAEM también es opaca en sus finanzas. Se desconocen el destino de los recursos aportados al Fideicomiso de Administración e Inversión de la corporación, creado en junio de 2006 y cuyo objetivo, presuntamente, era transparentar el manejo de los remanentes  de operación.

Para la integración de dicho fideicomiso, los comandantes de la corporación fueron obligados a hacer aportaciones.

Algunos elementos  de la corporación han denunciado que les descuentan el 8.5 por ciento de sus recursos para integrar un Fondo de Retiro con su propio dinero, pero CUSAEM no informa de este manejo ni tampoco garantiza las obligaciones de seguridad social.