SAT MexicoEl 12 de diciembre de 2012, un día antes que el Senado votara la Ley de Ingresos y el paquete fiscal aprobado en la Cámara de Diputados, se realizó una reunión entre funcionarios de la Secretaría de Hacienda y legisladores de distintos partidos.

En ese encuentro, el único donde se dio un debate abierto entre legisladores y funcionarios del recién estrenado gobierno federal de Peña Nieto, el titular de Legislación Tributaria de Hacienda, Jorge Quin Villalobos, informó a los senadores que la propuesta de un artículo tercero transitorio par a condonar créditos fiscales anteriores a 2007 provino del PAN en la Cámara de Diputados.

La propuesta, avalada por el subsecretario de Ingresos Miguel Messmacher y por el titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Aristóteles Núñez –presentes también durante el debate en comisiones–, era que incentivar el pago de los créditos fiscales anteriores a 2007.

“Son créditos incobrables hoy en día por el SAT, en donde lo que se está haciendo es crear un esquema de regularización, en el cual se le da un incentivo al contribuyente a pagar esos adeudos que tienen hoy en día con el SAT y que por virtud del código fiscal están prescritos para la autoridad”, justificó Quin Villalobos.

La senadora del PRD, Dolores Padierna insistió en conocer quiénes eran esos grandes deudores. Reprochó que tanto la Cámara de Diputados como la Secretaría de Hacienda hicieran uso de un nuevo mecanismo para privilegiar a grupos empresariales. El nombre de Grupo Televisa no salió a relucir en ese momento.

En el debate del 13 de diciembre, Padierna pidió retirar el artículo tercero transitorio de la Ley de Ingresos porque “esas condonaciones oscuras (son para) grandes contribuyentes y debe de haber seguramente derecho de picaporte, son los grandes amigos de la Secretaría de Hacienda y son los que pagan las campañas de los que gobiernan o de los que están en el gobierno en turno”.

Martín Orozco, senador del PAN, sólo dijo: “Esperemos que entre los beneficiarios no estén Soriana o HSBC”, en referencia a la tienda que apoyó la campaña de Peña Nieto en 2012 y al banco extranjero acusado de lavado de dinero en Estados Unidos.

Nadie sabía lo que cinco meses después se conoció a través de un reporte de Grupo Televisa a la Bolsa Mexicana de Valores: que el artículo tercero transitorio sí tenía a un gran beneficiario y que la condonación a favor de la empresa de comunicación era de poco más de 3 mil millones de pesos, un monto similar al fondo destinado a la investigación, en el Conacyt, y que la misma propuesta de Ley de Ingresos planteó desaparecer.

El tercero transitorio, ahora multicitado, estableció lo siguiente:

La condonación será acordada por la autoridad fiscal previa solicitud del contribuyente bajo los siguientes parámetros:

a) Tratándose de créditos fiscales consistentes en contribuciones federales, cuotas compensatorias y multas por incumplimiento de las obligaciones federales distintas a las obligaciones de pago, causadas antes del 1 de enero de 2007, la condonación será del 80 por ciento de la contribución, cuota compensatoria y multa por incumplimiento de las obligaciones fiscales federales distintas a las obligaciones de pago, actualizadas, y el 100 por ciento de recargos, recargos por prórroga en términos del artículo 66-A del Código Fiscal de la Federación, multas y gastos de ejecución que deriven de ellos. Para gozar de esta condonación, la parte condonada del crédito fiscal deberá ser pagada totalmente en una sola exhibición.

El escándalo

En su reporte trimestral ante la Bolsa Mexicana de Valores, Grupo Televisa informó que desde el 15 de abril, “con el consentimiento del Sistema de Administración Tributaria (SAT)”, la empresa presentó ante el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa un desistimiento al juicio de nulidad y realizó un pago de 343 millones 254 mil pesos.

El reporte no precisaba lo que realmente era la nota: el pago de 343.2 millones de pesos representaba apenas el 10 por ciento del crédito fiscal por 3 mil 334 millones 960 mil pesos que la empresa adeudaba al SAT por deducciones erróneas de pérdidas en el pago del Impuesto Sobre la Renta.

En otras palabras, a Grupo Televisa le estaban condonando el 90 y no el 80 por ciento de su deuda fiscal, según los términos del mismo artículo tercero transitorio de la Ley de Ingresos.

El sábado 11 de mayo, casi tres semanas después del reporte, El Universal publicó la nota que generó escándalo en las redes sociales y en algunos medios impresos y electrónicos, pero ni siquiera inmutó a Televisa.

El dato de que se le condonaban a Televisa más de 3 mil millones de pesos generó un revuelo mayúsculo en las redes sociales, al grado de convertir las frases #SATHazmeUnParo y #PerdonaSAT en los Trendig Topics más mencionados durante ese fin de semana en Twitter.

La frase #SATHazmeUnParo fue la de mayor éxito. Miles de ciudadanos a través de sus cuentas expresaron el favoritismo y el exceso de beneficiar a una de las 13 compañías más grandes del mundo en comunicación.

He aquí sólo algunos ejemplos:

@JuanMaLerma: “#SATHazmeUnParo la segunda quincena me quita 1,500 de impuestos, podrías condonarme el 90 %?”

@MercadoAca: “#SATHazmeUnParo que lo que me descuentan de ISR a mí me hace falta para tragar y lo que devuelves a Televisa es para navegar en un yatezote”.

@G_Bouillon: “#SATHazmeUnParo condóname el IETU que me pone unas friegas espantosas en mis impuestos, no es mucho, a Televisa le condonaste 3 mil millones”.

La mega mentada en contra de Enrique Peña Nieto tuvo más de 53 mil menciones en Twitter, pero la de #SATHazmeUnParo, en tan sólo dos días, superó las 40 mil menciones, sin estar planeada ni preparada por ningún grupo de activistas.

El escándalo fue el termómetro para que miles de ciudadanos –todos contribuyentes– contrastaran este ejemplo de favoritismo con sus propios casos y con la desconfianza generada ante la aprobación de una reforma constitucional que promete acabar con los monopolios en radiodifusión y telecomunicaciones, como Televisa y Telmex.

El SAT sale a defender(se)

El mismo día que se publicó la nota en El Univeral, un comunicado del SAT intentó “aclarar” el multimillonario favor fiscal indicando que se basó en el artículo tercero transitorio de la Ley de Ingresos de la Federación para el 2013, aprobada en la Cámara de Diputados en febrero pasado.

El SAT afirmó que esta condonación es resultado del programa “Ponte al Corriente”.

“A través de este programa los deudores pueden acceder a la condonación total o parcial de adeudos fiscales causados antes del 1 de enero de 2007, derivados de sus contribuciones federales, cuotas compensatorias, actualizaciones y accesorios, así como multas por incumpliendo de obligaciones fiscales distintas a las de pago cuya administración corresponde al SAT”.

En su comunicado, el SAT aclaró que cerca de 27 mil contribuyentes se han acogido a dicho programa, “obteniendo poco más de 55 mil pagos con un importe superior a 11 mil millones de pesos”. El programa concluye el próximo 31 de mayo.

Lo que nunca aclararon el SAT y tampoco su jefe y vocero, Aristóteles Núñez, fue por qué la condonación a Televisa era del 90 y no del 80 por ciento.

La procuradora de Defensa del Contribuyente, Diana Bernal Ladrón de Guevara, ex delegada del PRD en el gobierno capitalino de Cauhtémoc Cárdenas, salió a ¡defender a Televisa como una víctima! Y no a pedir un trato similar con miles de pequeñas y medianas empresarias entrampadas con el SAT.

Bernal también defendió al gobierno. Le echó la bolita a la Cámara de Diputados y no a la Secretaría de Hacienda por redactar ese artículo transitorio.

Laura Itzel Castillo, hija de Heberto Castillo y ex funcionaria también del gobierno capitalino, advirtió en su artículo “La Condonación a Televisa” que “con el respeto que me merece la funcionaria, sostengo que el objetivo de la procuraduría debiera ser la defensa de los contribuyentes, no la defensa del gobierno, incluso aunque de acuerdo con su lógica tuviera la razón”.

“Según el artículo 5 de su ley orgánica, a la procuraduría le corresponde: asesorar y representar al contribuyente, y en el caso concreto: identificar problemas sistémicos que perjudiquen a los contribuyentes y proponer reformas”, le recordó Castillo a Diana Bernal (El Universal, 24-mayo-2013, p. 16ª).

Favores sistémicos a Televisa

El revuelo por el caso de los 3 mil millones de condonación a Televisa no disminuyó. Por el contrario, demostró que una regla no escrita desde los sexenios priistas de López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, así como los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón ha sido favorecer fiscalmente al monopolio televisivo.

Entre la entrega de concesiones de decenas de canales –sin pago de contraprestación alguna–, la condonación de los adeudos fiscales y financieros consentida por Ernesto Zedillo durante la crisis de la sucesión de Azcárraga Milmo en 1997, la eliminación de los tiempos fiscales con el decretazo de 2002, en el sexenio de Vicente Fox, así como la eliminación del pago de derechos en la Licitación 21, durante el gobierno de Felipe Calderón, la constante de todos los gobiernos ha sido favorecer fiscalmente al imperio televisivo.

En otras palabras, nos enfrentamos a un caso más, documentado y justificado por las autoridades, de “entendimiento” con el monopolio televisivo. Aún no sabemos a ciencia cierta, a cambio de qué y por qué el PAN en Cámara de Diputados (donde es mayoritaria la corriente a favor de Gustavo Madero, presidente del partido) se prestó para presentar el polémico artículo tercero transitorio.