La fronda Aurelio AsiainEl juego nunca está ausente en la poesía: Guillaume Apollinaire y José Juan Tablada hicieron caligramas con sus versos; los surrealistas imaginaron el cadáver exquisito y los japoneses el renga; Paz escribió Toponemas y Discos visuales con ayuda del artista Vicente Rojo.

Twitter, además de red social, puede ser un espacio de creación poética si, además de ajustarse a las reglas del propio tuiter, se tiene talento. En La fronda, Aurelio Asiain ofrece un dechado de tuits poéticos: del palíndromo al aforismo, del verso al proverbio, de la sentencia al epigrama.

Daniel Barrón: ¿Una de las tentaciones de publicar en Twitter es la gratificación instantánea: el fav o el retuit?

Aurelio Asiain: Una de las incitaciones más poderosas para escribir en Twitter es justamente la reacción inmediata del público. Que puede ser una reacción en comentarios, en variaciones de lo que uno escribió, en favs, hay una repercusión inmediata, y te das cuenta si es favorable o desfavorable, pero ese premio es muy distinto al de la publicación. Porque en un caso representa la fulguración y en otro el carácter memorable.

Es verdad y es un cuento:

escribir es hacerse viento.

Tengo la edad de este momento.

DB: ¿Para un poeta, los 140 caracteres del Twitter se han convertido en una métrica?
AA: No, no tiene nada qué ver, son cosas distintas. Lo que sí ocurre es que en ese espacio uno sabe que, por ejemplo, te caben tres alejandrinos o cuatro endecasílabos, no siempre, o siete pentasílabos, y eso te da una idea de qué tanto puedes jugar.

Soy la tumba ambulante de mis huesos.

DB: Hay varios ejercicios en poesía que no sé si también se pueden jugar en Twitter como el renga o el cadáver exquisito.
AA: ¡Claro, sí! Yo he hecho renga dos o tres veces en el Twitter, con amigos poetas que saben bien las reglas, y hacemos el juego. Todo eso no está en este libro porque tendría yo que haber publicado los versos de los otros.

Es azul la morada de las nubes

y el amor es mirada demorada

en las formas cambiantes como nubes.

Todo es nube y es luz toda mirada.

DB: ¿Consideras La fronda como uno más de tus libros, o al tener que ver con Twitter es una excepción?
AA: No es uno de mis libros de poemas porque hay muchas otras cosas, pero creo que es un libro en el cual la poesía, o la preocupación por la poesía, o la escritura poética están en el centro del libro. Si tú me dijeras cuál es el tema central del libro, aunque no es exclusivo, yo te diría que la poesía es el tema central.

Montaigne observó que una mujer, si quiere que

un hombre la alcance, echa a correr. Eso mismo

hacen la poesía, la inspiración y la memoria.

DB: Hay algo que por obvias razones no se puede hacer en Twitter y que me gusta mucho de tu obra poética: el poema largo. ¿No lo extrañaste en estos ejercicios?
AA: He hecho algunos experimentos, hay un libro mío que se llama Lo que hay es la luz, que es un poema que yo hice en tuits. Es un poema que tiene 36 versos, pero en ese poema cada verso es un tuit y el reto era ponerlos de inmediato para que no se me cruzaran los tuits de otra gente. Hacer eso exige una tensión especial y no todos los días está uno en el ánimo de hacer una jugada de esas.

Leer como el que ya no espera nada, como el que sólo vive ya por no dejar.

 

Aurelio Asiain, La fronda, Posdata Editores, México 2012.