Por Tania Lara/Periodismo en Las Américas

En junio de 2012, las autoridades arrestaron a la persona equivocada como el hijo del 'Chapo' Guzmán, el narcotraficante más buscado en México. Fuente: El Universal

En junio de 2012, las autoridades arrestaron a la persona equivocada como el hijo del ‘Chapo’ Guzmán, el narcotraficante más buscado en México. Fuente: El Universal

El gobierno federal de México anunció un cambio en su política de comunicación en torno a los arrestos de presuntos delincuentes, según reportó la agencia Notimex. El equipo del nuevo presidente Enrique Peña Nieto terminará con la práctica de presentar a los medios los arrestos de presuntos narcotraficantes para evitar una “apología del delito”.

Durante el sexenio del presidente Felipe Calderón (2006-2012), las dependencias de seguridad organizaban conferencias de prensa para presentar a presuntos delincuentes sin que hubiera iniciado un juicio en su contra para determinar su culpabilidad.

Informaremos con un tono neutral y refiriéndose a las personas (presuntos delincuentes) por sus nombres y apellidos, como corresponde a cualquier otro ciudadano», explicó el subsecretario de Normatividad y Medios de la Secretaría de Gobernación (Segob), Eduardo Sánchez Hernández a la agencia Notimex.

La nueva estrategia de comunicación también evitará referirse a los delincuentes más buscados por sus alias y usará únicamente su nombre y apellidos, según reportó Notimex.

“Siempre es muy riesgoso criminalizar y exponer a los medios a personas detenidas que son presuntos delincuentes”, opinó el periodista de la revista Proceso, Jenaro Villamil. Sin embargo, el cambio podría ser más en el discurso que en los hechos pues el periodista advierte que la violencia entre las organizaciones criminales en México continúa cobrando vidas en lo que va de 2013.

“Calderón quería convertir al crimen organizado en un ‘Western’ (una película del Viejo Oeste), y Peña Nieto quiere convertirlo en un spot silencioso para no armar demasiado ruido”, opina el profesor de periodismo.

Villamil criticó que persiste la impunidad en los asesinatos contra periodistas en México y que esta situación hace que perduren los riesgos y las amenazas contra la libertad de prensa en el país.