Primera parte del comunicado emitido hoy por Televisa.

En vísperas de que inicie formalmente el desahogo de pruebas y el juicio en la capital de Nicaragua contra los 18 mexicanos detenidos con 9 millones de dólares en efectivo, el periodista Amador Narcia fue galardonado en la 54 Semana Nacional de la Radio y la Televisión con el premio Antena CIRT, otorgado por el organismo cúpula de los concesionarios.

Narcia, vicepresidente de Información de Grupo Televisa, ha sido mencionado en distintos documentos y presuntos testimonios de los detenidos como uno de sus “contactos” en la empresa de comunicación. Televisa ha negado reiteradamente cualquier vínculo entre Narcia y los detenidos y mucho menos que las camionetas formen parte de la empresa.

Sin embargo, Grupo Televisa decidió pasar de la reacción al contragolpe. El reconocimiento a Amador Narcia se le entregó el mismo día que la empresa emitió un duro comunicado en contra de la periodista Carmen Aristegui, conductora del espacio de MVS Noticas en la mañana, y horas después que en el mismo noticiario se revelara que un teléfono de Televisa y otro de Amador Narcia fueron encontrados en la agenda telefónica de Raquel Alatorre, la presunta líder de la “caravana” involucrada en el tráfico de drogas.

El comunicado de Grupo Televisa lanza su propia interpretación de la cobertura informativa de Aristegui sobre este caso. Para la empresa de Emilio Azcárraga Jean se trata de “una agenda con tintes corporativos relacionados con la disputa por el mercado de las telecomunicaciones en México”.

El mismo comunicado, dedicado casi por completo a descalificar a Aristegui por “difamar”, “mentir”, y faltar al “rigor periodístico”, nunca aclara de qué se trata esta “agenda con tintes corporativos” ni qué es lo que está en disputa en el “mercado de las telecomunicaciones en México”.

Pretende reorientar el caso. Para la oficina de comunicación social de Televisa, ya no se trata de la presunta implicación en el crimen organizado por parte de un grupo de mexicanos que viajaron por Centroamérica con camionetas que se ostentaban como parte de Grupo Televisa sino de una disputa por el espectro radioeléctrico.

¿A qué se refieren en concreto? Nunca lo mencionan en su extenso comunicado reiterativo. Para Televisa basta con que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal y la PGR hayan “determinado claramente que no hay evidencia alguna para vincular a las camionetas y a las personas detenidas en Nicaragua con Televisa”.

“Las camionetas no son de Televisa y los detenidos no han trabajado o recibido pago alguno, jamás, de parte de Televisa. Estos son los únicos hechos reales en lo que concierne a Televisa. Todo lo demás, incluso las preguntas que transparentemente plantea sobre el caso la señora Aristegui, no son más que calumnias o, para decirlo claramente, mentiras”.

Ese es el dictamen final de la empresa, pero no la verdad jurídica. Al menos, esta empezará este 9 de noviembre en Managua.

A continuación el comunicado completo.