Primera parte del texto publicado en Proceso No. 1866

Juan Armando Hinojosa en su boda con Rosa Herrera, hija del exgobernador de Veracruz, Fidel Herrera. Foto: Quién.

En pleno litigio por la trama de una red de empresas “fantasmas” y presuntas operaciones millonarias para triangula fondos a la campaña presidencial priista, el círculo político y empresarial más íntimo de Enrique Peña Nieto registró la primera muerte trágica tras las elecciones del 1 de julio.

El helicóptero Augusta 109, matrícula XA-UQH, en el que viajaba el joven empresario Juan Armando Hinojosa García, amigo y beneficiario de negocios junto con la red empresarial de su padre Juan Armando Hinojosa Cantú por más de 23 mil millones de pesos en el gobierno de Peña Nieto, se estrelló la noche del sábado 28 de julio en un paraje conocido como cerro La Bola, en los límites del municipio de Jiquipilco y Villa del Carbón.

El nombre de Hinojosa García y de su padre, dueño del grupo HIGA, fue mencionado por los reporteros Jesusa Cervantes y José Gil, en la edición no. 1865 de Proceso, como parte de un “fondo financiero para la campaña presidencial”, junto con las empresas OHL, de origen español, y el Grupo de Abogados Profesionales (GAP), de Gabino Fraga Mouret, mencionado en el escándalo de la triangulación de Monex.

Fue la primera vez que el nombre del joven de 30 años era mencionado en la trama del Monexgate, como parte de una triangulación de fondos que utilizó depósitos en el extranjero.

Hinojosa García se retiró alrededor de las 23 horas de la hacienda Cantalagua, ubicada en el municipio michoacano de Contepec, tras asistir a una fiesta privada para festejar el cumpleaños 46 de Enrique Peña Nieto y el próximo de su esposa, la actriz Angélica Rivera.

En ese cónclave estuvieron, entre otros, la profesora Elba Esther Gordillo, el operador tras bambalinas de Peña Nieto, Luis Enrique Miranda Nava, el coordinador general de la campaña Luis Videgaray Caso, y hasta Ernesto Némer, actual secretario general de Gobierno en la administración de Eruviel Avila.

Entre algunos de los temas tratados, según algunos de los testigos, estuvo la posibilidad de una alianza entre los diputados del Panal –partido patrocinado por Gordillo-, el PRI y el Partido Verde para lograr la mayoría de 251 legisladores en la Cámara de Diputados.

Cuatro días después, la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con sede en Toluca, revirtió el triunfo del candidato perredista Armando Cervantes Punzo, en el distrito 6 de Coacalco y se la otorgó al priista Roberto Ruiz Moronatti, luego de anular la votación en 3 casillas del distrito.

La Hacienda Cantalagua, propiedad de Mayolo R. del Mazo Alcántara, primo del ex gobernador Alfredo del Mazo González y de los magnates del transporte privado del Estado de México, se ha convertido en uno de los sitios predilectos de descanso y encuentros privados de Peña Nieto.

En el reconstruido casco de una hacienda del siglo XVIII, acuden a jugar golf la mayoría de los políticos del Grupo Atlacomulco, incluyendo al propio Peña Nieto. En el fraccionamiento aledaño tienen sus propiedades buena parte de la clase pudiente del Estado de Méxic.

Fue el mismo sitio donde hicieron una de las dos fiestas privadas de su matrimonio Peña Nieto y Angélica Rivera. En octubre de 2011 se celebró la boda de Verónica Nemer Monroy, hija de Ernesto Némer y Carolina Monroy del Mazo. Ahí estuvo presente el ex gobernador Arturo Montiel.

Versiones del helicopterazo

La versión oficial, difundida a través de los medios mexiquenses, relató que Hinojosa García abordó el helicóptero en la noche, para cumplir con un compromiso personal. Viajó junto con el piloto Rodolfo Caballero Hernández y el copiloto Miguel Angel Rodríguez López.

A las 7 de la mañana del domingo 29 de julio se encontró la aeronave desplomada en los límites de Jiquipilco y Villa del Carbón, en las inmediaciones de la carretera Jiquipilco-Temoaya. Todos los tripulantes murieron. La torre de control del aeropuerto de Toluca indicó que se había perdido comunicación con el helicóptero Augusta 60 minutos después de salir de la hacienda Cantalagua.

El primero en confirmar la muerte del joven empresario fue el gobernador Eruviel Avila, quien envió el siguiente mensaje a través de Twitter: “Envío mi más sincero pésame a la familia Hinojosa García, por la pérdida de su hijo Juan Armando. Reciban un abrazo solidario”.

A su vez, Enrique Peña Nieto escribió en la misma red social:

“Con profundo dolor, nuestras más sentidas condolencias a la familia Hinojosa García por la sensible e irreparable pérdida de Juan Armando”.

A las 13:30 horas del mismo domingo el cuerpo de García Hinojosa llegó a la catedral de Toluca. El evento fue privado. No se permitió el acceso a los medios de comunicación. Peña Nieto, visiblemente consternado, llegó acompañado de su sucesor Eruviel Avila. Sólo éste hizo algunas declaraciones a la prensa, comprometiéndose a revisar y reestructurar las rutas áreas de la entidad.

En los últimos doce años, empresarios, funcionarios públicos federales y estatales, pilotos y copilotos han perdido la vida en 9 accidentes aéreos en distintos municipios del Estado de México, tres de los cuales ocurrieron en helicópteros del modelo Augusta.

Entre la lista de los fallecidos están el ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública foxista, Ramón Martín Huerta, el 21 de septiembre de 2005, el ex secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, el 11 de noviembre de 2011, en el municipio de Chalco; los empresarios Moisés Saba Raffoul, Alberto Saba Raffoul y Hubmberto Saba, en el Monte de las Cruces, el 11 de enero de 2010; y el ex director general de Seguridad Pública en el gobierno montielista, Hugo Piña Luna, quien murió tas el accidente del helicóptero Relámpago, el 22 de marzo de 2000.

En un breve comunicado, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México informó que tomaba “las primeras diligencias para la investigación de este lamentable accidente”, al tiempo que personal de Servicios de Emergencia de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de la entidad acudieron al sitio el 31 de julio para recabar evidencias que determinaran las causas del desplome.

Versiones extraoficiales, señalan que el helicóptero Augusta 109 fue el mismo en el que llegó Peña Nieto a la hacienda Cantalagua, en compañía de su esposa Angélica Rivera, y que fue el propio ex mandatario mexiquense quien le sugirió a Hinojosa García utilizar la aeronave.

Originalmente, señalan estas versiones que se ventilan en los círculos políticos de Toluca, Peña Nieto debió haber viajado en la aeronave.

Desde el 2005, al inicio de su gobierno, Peña Nieto utilizó las aeronaves de la empresa Eolo Plus, propiedad de los Hinojosa, pagándoles una millonaria renta. Eolo sólo había registrado un accidente anterior, cuando el 27 de enero de 2011 uno de sus helicópteros se desplomó en el aeropuerto de la Ciudad de México. La aeronave con matrícula XA-KLA quedó sin combustible. Los tripulantes salieron ilesos.

La renta de aeronaves de Eolo fue evidente durante la campaña de Peña Nieto. El periódico Reforma publicó el 17 de abril de este año que tan sólo la renta de estas aeronaves, tras 54 horas de vuelos privados, ascendía a 3 millones 510 mil pesos. La información provocó que la oposición del PAN y del Movimiento Progresista interpusiera una queja ante el IFE.

Peña Nieto suspendió su asistencia a un mitin de cierre de campaña en Tabasco, en junio pasado, por “fallas técnicas” del helicóptero privado en el que se iba a desplazar, perteneciente a la empresa Eolo.

Hinojosa García no sólo le rentaba las aeronaves a Peña Nieto. También fue el responsable de logística de su equipo de campaña y, al parecer, puso al servicio de su amigo y ex gobernador mexiquense una flotilla de aviones para viajar a Miami.

Tan sólo entre enero de 2010 y febrero de 2012, Peña Nieto realizó más de 150 vuelos en los aviones privados Challenger XAOHS, Falcón 50 XAPRR y Grumman V XAOEM, más de 60 de estos vuelos fueron para participar en bodas, viajes de descanso a Miami y otros países, donde en su mayor parte acudió en compañía del empresario Juan José García Hinojosa, padre del joven fallecido.

Continúa mañana.