Jorge Meléndez Preciado

El "Halconazo" llevado a cabo el 10 de junio de 1971, represión a los estudiantes hace 40 años.

Los jóvenes gritaban con razón en 1968: “Prensa vendida”. No hubo  medio que les diera realmente posibilidades de expresar sus inconformidades, aunque dos tuvieron momentos significativos: El Día y Excélsior. La televisión resultó la  caja de resonancia del poder y en ella estuvo ausente el reclamo de los muchachos. Por eso años después Molotov cantó: “Que no te haga bobo Jacobo” (Zabludovsky).

Sólo algunos notables  estimularon  a los insurgentes: Renato Leduc, Ermilo Abreu Gómez y otros que colgaron mantas de la Asociación Mexicana de Periodistas (AMP), antecedente de la UPD, en Filomeno Mata 8

Tres años después hubo cambios. El 10 de junio los reporteros  y especialmente los fotógrafos, se rebelaron contra dueños y autoridades y mostraron la masacre en San Cosme, ordenada por Luis Echeverría y Alfonso Martínez Domínguez. Y entre las escenas donde asesinaron a 44 estudiantes, salieron los Halcones  con varas de bambú y rifles. Se trató, entonces, de la primera liberación real de los informadores.

El domingo 10 de junio, a las 12 horas, que  los  #132 salen nuevamente a tomar las calles, el grupo Periodistas libres  citan en apoyo a los indignados en Corregidora y Plaza de la República. Otra muestra  de la solidaridad de quienes cubren acontecimientos diversos pero no son ajenos a la trasformación social que necesitamos.

Recordemos que hace  dos años las Periodistas de a pie convocaron a protestar contra el asesinato de tecleadores. La matazón ante la indiferencia de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, y los dueños de medio, continúa. Es hora de tomar la historia en nuestras manos.

jamelendez44@gmail.com