por Jorge Meléndez Preciado

«Ayer fue el último día de propaganda electoral, una fortuna ya que los anuncios de los suspirantes son para aturdir más que con el afán de proponer, aclarar, darle elementos a la ciudadanía». Fuente: vanguardia.com.mx

Ayer fue el último día de propaganda electoral, una fortuna ya que los anuncios de los suspirantes son para aturdir más que  con el afán de proponer, aclarar, darle elementos a la ciudadanía. El reino del spot es algo que debe suprimirse para los próximos comicios. Igual que los debates, que no trajeron mayores aclaraciones, si acaso una portada en una revista de desnudos para Julia Orayen, agregada a la mirada lasciva de Gabriel Quadri, universitario con aceptables propuestas y muestra de la compra de voluntades por lo más atrasado del país. Ante ellos, el encuentro de los #132 fue el paraíso.

En los últimos momentos hemos visto algunas cuestiones que vale destacar.

La revista Proceso (número 1859) mostró como los que fueron dirigentes del PAN y el operador importante de Josefina Vázquez Mota se han enriquecido inexplicablemente. La lista es amplia pero destacan: Germán Martínez Cázares , Max Cortázar, César Nava (cuya novia Patylú sigue cantando “La vaca Tomasa”) con residencias aquí y en Estados Unidos, Alejandra Sota y Roberto Gil Zuarth, quien es el estratega de Jose, el cual por cierto golpeó a un policía en España. Frente a la denuncia efectuada por Álvaro Delgado, al reportero intentaron agredirlo.

El periodista Juan Veledíaz nos presentó un libro que tituló: «La debacle del PAN» (Planeta), en el cual muestra que Vázquez Mota es una candidata sin ideas, únicamente ocurrencias. Algo que fue patente cuando llamó a las féminas a llevar a sus maridos a las urnas y de lograrlo, hacerles cuchi cuchi durante un mes. Lo que recordó a Bety Mármol de la serie Los Picapiedra. Filosofía que superará a Samuel Ramos y Octavio Paz juntos.

Claro, para repuntar, desde Los Pinos trataron de ayudarle a la señora Mota deteniendo al hijo de El Chapo Guzmán. La estrategia resultó fallida, pues aprehendieron a dos muchachos: Félix y Daniel Beltrán, medios hermanos. A pesar que se demostró el error  que cometió la Marina, supuestamente por informaciones de la DEA, asunto del que se deslindó la PGR, es hora que no liberan a los jóvenes exhibidos contra todas leyes y principios éticos.

El lunes 25 hubo, para acabarla de amolar, una balacera en el aeropuerto de la Ciudad de México, donde murieron tres policías entre el fuego cruzado de elementos de esa corporación. Muestra evidente que la Policía Federal, a quien rindió un homenaje Calderón, está infiltrada por el narcotráfico.

Dos golpes erróneos a favor de  quien se pretende  sea la continuadora de la línea felipista.

Por su parte, el informativo inglés The Guardian, insistió que Peña Nieto compró tiempo anticipado en televisión no únicamente para hacerse campaña, sino incluso para denigrar a sus opositores: el PRD y el PAN.

Antes, se supo que la financiera Money había distribuido miles de tarjetas para que fueran repartidas y quienes las recibieran, luego de llamar a un teléfono, obtuvieran 100 pesos. El caso se ventiló en los medios, pero estalló ampliamente al ser descubiertos en la estación del Metro Constitución una brigada de priistas o gente pagada que ofrecía a todo mundo dichos plásticos.

La indignación fue amplísima, y el acto no pasó a mayores gracias a la acción juiciosa de algunos ciudadanos. Pero los gritos de los viajeros: “Corruptos”, “No queremos limosnas” y “Fuera Peña” resonaron en los pasillos y llegaron hasta los diferentes vagones de ese importante servicio.

El asunto será de gran trascendencia, ya que se presentó una denuncia ante la Fepade, institución que ahora sí, debe salir de su modorra. Igual deberá investigar el IFE, en serio, la renta de mil 600 camiones por parte del tricolor, para el cierre de campaña de Enrique en el estadio Azteca. Curioso, el lugar no se llenó. Algo que sí logró meses atrás, Antorcha Campesina.

En Internet hay un promocional de hace tiempo donde se dice que a Jorge Meléndez y a Gabriel Moctezuma nos gusta Peña Nieto. Yo rechazo a ese político y Gabriel murió hace meses. Acudiré a la Fepade pues ya he aclarado el asunto y la burla continúa.

Las encuestas insisten que ganará Enrique. Pero en los últimos días hay una buena cantidad de mexicanos que abiertamente están con López Obrador. Escritores como Lydia Cacho, Maite Azuela,  Jorge Volpi, Álvaro Enrigue, Braulio Peralta, una lista muy amplia difundida en varios medios y constitucionalistas de la talla de Diego Valadés han dicho que votarán por Andrés Manuel, a pesar de sus diferencias, pero viéndolo como la mejor opción. Yo me sumaré ese importante grupo y a millones con mi humilde sufragio.

Nada está escrito. Las próximas horas son decisivas. Nunca hay que rendirse ante la insistencia, muchas veces errónea, de los medios. Es la hora de votar por el que se considere mejor. Y luego del primero de julio, exigir que las miles de promesas sean realidad, ¡ya!

jamelendez44@gmail.com