Con cuatro votos a favor y uno en contra los integrantes del pleno de la Comisión Federal de Competencia aprobaron la alianza entre Grupo Televisa y Grupo Iusacell, condicionada a una serie de medidas como la aceptación de la licitación de una tercera cadena de televisión en un plazo límite de 24 meses, la no discriminación de la venta de publicidad de otras empresas de telecomunicaciones en los canales que detentan Televisa y TV Azteca, así como la prohibición de venta de contenidos de manera “empaquetada” en televisión restringida.

Considerada la decisión más importante en el área de telecomunicaciones y de medios electrónicos del sexenio, la aprobación de la CFC confirma la participación de Grupo Televisa en el 50 por ciento de la empresa de telefonía móvil Iusacell, en una operación por cerca de 1,600 millones de dólares. Un día antes de esta aprobación, Grupo Iusacell, que detenta el 6 por ciento del mercado, anunció una alianza con Telefónica-Movistar que tiene el 25 por ciento de los suscriptores de telefonía móvil para enfrentar al gigante Telcel-América Móvil que tienen más del 70 por ciento de los suscriptores.

La resolución de la CFC impuso una serie de condiciones a Grupo Televisa y a Grupo Salinas, concesionario de TV Azteca y de Grupo Iusacell. En ninguna de estas condiciones está la posibilidad de deshacerse de alguno de los cuatro canales de televisión abierta que tiene Televisa, a pesar de que fue una posibilidad que se planteó en las negociaciones.

De acuerdo al comunicado del organismo encargado de combatir prácticas monopólicas, la alianza Televisa-Iusacell está condicionada a que ninguna de las dos empresas impida la licitación de una tercera o cuarta cadena de televisión digital terrestre en un plazo máximo de 24 meses.

Otro condicionante es que se prohíben las “ventas atadas” de publicidad a los servicios de Iusacell-Televisa y TV Azteca. También se prohíbe que en el Consejo de Administración de Iusacell se incluyan a empleados de otras empresas de Grupo Televisa o de Grupo Salinas.

A Televisa se le prohíbe participar en la empresa Total Play, de televisión restringida, perteneciente a Grupo Salinas. Total Play es la única que hasta ahora puede dar servicios convergentes de televisión abierta, televisión restringida, internet y telefonía móvil, conocido como cuádruple play.

En materia de televisión restringida, se establece que debe existir venta separada de contenidos en televisión abierta y tv por cable o por vía satelital. Este es uno de los elementos más importantes reclamados por otras empresas que acusan a Televisa de no respetar el mecanismo de must offer y de must carry.

Los cuatro comisionados que votaron a favor de la fusión fueron Eduardo Pérez Motta, presidente de la CFC, Rodrigo Morales Elcoro, Luis Alberto Ibarra Pardo y Cristina Massa Sánchez. Estos dos últimos votaron a favor desde la primera discusión en enero de este año. Sólo el comisionado Miguel Flores Bernés mantuvo su voto en contra.