En un breve comunicado dirigido a la Bolsa Mexicana de Valores, Grupo Televisa anunció que “el día de hoy ha aceptado las condiciones establecidas por la Comisión Federal de Competencia”, publicadas en la resolución del pasado 14 de junio.

Con esta decisión, aclara el consorcio, le permitirá convertir las obligaciones emitidas por GSF Telecom Holdings, controladora de Grupo Iusacell, en acciones ordinarias de GSF. Grupo Televisa se convertirá en poseedora del 50 por ciento de las acciones, tras una operación de inyección de recursos y de compra de deuda intercambiable en activos por 1,600 millones de dólares.

Grupo Salinas, controladora de Grupo Iusacell dice que continúa evaluando las condiciones impuestas por la CFC. El 14 de junio, el vocero del grupo Luis Niño de Rivera calificó como “onerosas, restrictivas, excesivas y muy duras” las condiciones interpuestas por el organismo antimonopolio.

Por 4 votos contra 1, el 14 de junio la CFC dio a conocer el resultado de su deliberación. Aprobó la fusión Grupo Televisa-Grupo Iusacell a cambio de que se cumplan siete condiciones: la licitación de una tercera cadena de televisión digital terrestre en un plazo máximo de dos años; la no discriminación de venta de publicidad en las pantallas de Televisa y TV Azteca para otras compañías de telecomunicaciones; la prohibición de las “ventas atadas” a la contratación de servicios de Iusacell; la venta separada de contenidos de televisión abierta y televisión restringida, segmentos en donde domina Grupo Televisa; la prohibición del llamado “empaquetamiento” de los canales de la televisión abierta; y la prohibición de que Televisa participe como accionista en la empresa Total Play, propiedad de Grupo Salinas.