“La manipulación tramposa es más difícil a través de las redes sociales”, herramientas “invaluables de movilización contra el fraude, la corrupción y la injusticia”, advierte Mario Iván Martínez, actor, cantante y narrador polifacético que gracias a su talento para el teatro, el cine, la televisión, la música, y el diseño de vestuario de época se ha convertido en uno de los referentes más importantes de su generación.

Hombre de espíritu renacentista, Martínez no sólo opina sobre su mayor pasión, el trabajo actoral y sus ganas de interpretar y al cura Miguel Hidalgo y Costilla, en “toda su locura, su pasión por Moliére y su frustración como criollo”. Habla con pasión y compromiso de los recientes acontecimientos políticos en México.

Recordado y galardonado con el Ariel por su interpretación en el filme Como Agua para Chocolate, Mario Iván, también se ha interesado por llevar al público infantil espectáculos teatrales para fomentarles el gusto por el arte dramático.

-Como artista, haz sido figura pública desde hace muchos años ¿Consideras que es importante que los artistas se vinculen con los asuntos políticos y sociales de este país? ¿Por qué?

-En un país de tantos rezagos, me parece crucial que las figuras públicas contribuyan con su voz a forjar opinión para cultivar una sociedad más contestataria, pensante  y reflexiva.

-¿Cómo ves la situación política de México en la actualidad?

-México está secuestrado por pequeños y poderosos grupos oligarcas que bajo el sistema  neoliberal  se han dedicado a saquear  y vender  al país, enriqueciéndose en detrimento de las mayorías.

-¿Qué le pedirías al próximo Presidente de México?

-Sacar al ejército de las calles, defender con brío la riqueza y soberanía nacional, pacificar a la nación, brindar justicia a los desposeídos, librar al sistema educativo de las garras de los caciques y dar a nuestros jóvenes oportunidades de estudio y realización personal.

-¿Qué reflexión te merece la influencia que tienen en la actualidad las redes sociales en la vida política nacional?

-Todas las organizaciones humanas son redes sociales. Lo único que ha cambiado es que ahora están en internet y hasta en nuestros teléfonos celulares. En Latinoamérica la penetración es cada vez más alta.  Más allá de la frivolidad y la inmediatez, las redes sociales fungen como herramientas invaluables para la movilización ante el fraude, la injusticia y la corrupción  cada vez más descarada de nuestro decadente sistema político nacional. En el primer mundo, por ejemplo, han sido cruciales para movilizar con prontitud a las masas disidentes.

“Cuando el 10 por ciento de una población adopta una tecnología,  el resto se adapta de manera exponencial.  La penetración es inmediata.  La manipulación tramposa es menos  posible. En otros tiempos habría sido factible borrar casi por completo toda evidencia de que muchos estudiantes abuchearon a Peña Nieto en la Ibero. Hoy, gracias a las redes sociales, la verdad sale a la luz, la tarea de los manipuladores de la realidad,  resulta  cada vez más difícil, pues todo aquel que posee un celular se convierte en un paparazzi en potencia. En la actualidad las redes sociales tienen más vigencia que nunca. Los políticos lo saben  y por ende  no se han quedado atrás al realizar gran parte de su proselitismo a través de las mismas.

Me gustaría interpretar a Hidalgo “en toda su locura”

-¿Cómo haces para permanecer vigente a través de los años en tu profesión?

-Intento renovar mi repertorio tanto en el ámbito infantil como en las propuestas para público adulto. La vigencia es algo relativo, pues depende de los ámbitos en que desees  realizarte en ese momento como profesionista. A algunos puede parecerles que al estar ausente de la pantalla chica no estás vigente, pero si cultivas un seguimiento en teatro  infantil o  en  propuestas de búsqueda, aún con un auditorio menor pero fiel y constante, la vigencia existe.

Actualmente, Martínez es tenor del ensamble polifónico de música antigua, Armonicus Cuatro. También destaca su trabajo como productor y narrador de los conciertos didácticos que produce la Orquesta Sinfónica Nacional en el Palacio de las Bellas Artes. En este rubro ha hecho una colección de audio-libros para niños y jóvenes que alcanza ya veinte volúmenes. Y como cantante solista editó “Música en la obra y el tiempo de Shakespeare” con el laudista Antonio Corona.

-¿Hay algún personaje histórico mexicano que te gustaría interpretar? ¿Por qué?

-Me gustaría interpretar a Miguel Hidalgo, en toda su  locura, su  amor a la música el vino y  el teatro  de Molière, su frustración como criollo novohispano, su pasión por las  mujeres y el desprecio por el gachupín, el cual  llevó  a los extremos en su sed de  venganza, ejemplificada en  la caótica matanza de la Alhóndiga.

“Me gustaría bajar al Padre de la Patria del pedestal, quitarle lo marmóreo, borrarle de la estampita y pintarle con todo su desbordado hedonismo, sus virtudes  y sus muchas flaquezas”.

Mario Iván Martínez se presente todos los fines de semana con la obra “La Madriguera” en el Teatro Rafael Solana donde interpreta a un hombre que se enfrenta a la pérdida de un hijo y debe lidiar con la ausencia de éste y a la vez rescatar su matrimonio de la monotonía y la desolación. También todos los domingos de mayo y junio se presenta en el Foro Cultural Chapultepec  con un espectáculo de cuentos dirigido al público infantil.

Constila la página oficial de Mario Iván Martínez: http://www.marioivanmartinez.com