Antes de cualquier otra cosa, veamos este video:

Las imágenes captadas por Jorge Villalpando Castro para el diario 24 horas se suman a una serie de videos que demuestran lo inevitable: la reacción ante la presencia del candidato presidencial PRI, Enrique Peña Nieto, en la Universidad Iberoamericana el día de ayer fue de total rechazo por parte de los alumnos y miembros de la comunidad universitaria, que decidieron expresar su disgusto ante esta situación. Y tanto para el candidato como para su equipo, podría decirse que el incidente de ayer en la Ibero fue, francamente, un desastre.

Por lo mismo, resulta un tanto surrealista e incomprensible ver primeras planas como ésta:

Fuente: http://www.sopitas.com/

Sin embargo, pese a los videos e imágenes que ahora circulan por toda la red, todos los diarios pertenecientes a la Organización Editorial Mexicana, la compañía de medios impresos más grande de México y una de las principales de Latinoamérica, dirigida por Mario Vázquez Raña amanecieron, en distintas ciudades, con ese encabezado y con frases tales como «Enrique Peña Nieto (…) salió al paso de las hostilidades de un grupo de estudiantes de la Universidad Iberoamericana».

(Consulta una galería con las distintas primeras planas que hablan del éxito de Peña Nieto en la Ibero aquí y aquí)

Es interesante cómo a pesar de que la realidad ha desbordado las redes sociales, aún existen medios que intentan maquillarla, e incluso, disfrazarla. Es claro el hecho de que la presencia de Peña Nieto en la Ibero no fue ningún éxito, sin embargo, medios como los pertenecientes a la OEM se niegan a publicar los hechos. Uno de los principales, sino es que el mayor, requerimientos del periodismo es la objetividad y viendo las imágenes de lo sucedido en la Ibero y estas primeras planas cabría preguntarse si hubo espacio en estas páginas para la objetividad.

La clara diferencia entre la realidad y lo publicado por los periódicos de la OEM no puedo evitar hacer ebullición en las redes sociales, posicionando el nombre de Mario Vázquez Raña, propietario de esta empresa, como uno de los principales Trending Topics del día con comentarios como los siguientes:

@kikesma Todos los periódicos grupo OEM de Mario Vázquez Raña publican como un «éxito» a EPN en la Ibero, alguna duda sobre medios comprados? #AMLO

@ivettepetite No nos dejemos engañar por los periódicos d Mario Vázquez Raña, esta es la realidad d @EPN en la Iberohttp://www.youtube.com/watchfeature=player_embedded&v=DSEmgX296Qo @YoTengoMemoria

 @aleksweb Mario Vázquez Raña tiene 70 periódicos en el país, algunos los más relevantes de sus estados. En todos se impulsa a EPN

@scabbiamx anoche Mario Vazquez Raña, dueño de 60 periódicos y revistas ganó como 10 millones ocultando la verdad sobre la IBERO y publicando mentiras

‏ @Mexico_Chingon Descaro total d los medios; los Sol d México de Mario VázquezRaña publican «Éxito d Peña en la Ibero». Propongo:#ChingaATuMadreVázquezRaña

Por supuesto, no faltó el usuario de Twitter que decidió hilar algunos cabos no tan sueltos:

Fueran ciertos o no los vínculos que la fotografía anterior sugiere, lo cierto es que los medio tradicionales, de estructura vertical y en ocasiones monopólica, así como el viejo poder que solía controlar todo con apenas un par de instrucciones se están topando ante algo inesperado: la horizontalidad y hasta cierto punto democracia de Internet y, en particular, de las redes sociales.

Pese a que incluso periodistas como Joaquín López Dóriga o Carlos Loret de Mola intenten hacer una especie de control de daños a través de sus respectivos medios, hay una verdad inevitable flotando en Internet y reproducida miles, tal vez millones de veces.

Lo cierto también es que, pese a la libertad de la que gozan Internet y las redes sociales, éstos apenas representan un porcentaje mínimo de la población mexicana, poco más del 30%, para ser más exactos. Hay aún un enorme porcentaje de mexicanos ahí afuera de la red que tal vez no tengan acceso, no sólo a la escandalosa presencia de Peña Nieto en la Ibero, sino a muchos otros sucesos de la realidad mexicana que los medios tradicionales y controlados, no dejan ver.

Pero eso es hoy, en 2012. Cabe recordar que pese a que ya existían, las redes sociales tuvieron un papel importante mas no esencial en las elecciones de 2006. Y qué decir del año 2000, cuando era impensable que el ciudadano promedio tuviese acceso a ciertos contenidos.

Sí, hoy la empresa de Mario Vázquez Raña realizó un tiraje gigantesco de uno de los periódicos más leídos del país hablando del «éxito» de Peña Nieto. Un éxito que, afortunadamente, hoy millones de mexicanos sabemos que es falso pero que, lamentablemente, una buena parte de la población crea cierto.

Lo importante aquí es preguntarnos ¿Por cuánto tiempo? ¿Por cuánto tiempo podrá sostenerse esta estructura en la que la información corre de forma vertical y pretende ser controlada? Hoy en 2012 somos sólo unos cuantos millones de mexicanos los que tenemos acceso a esta información, pero seguramente, con los años seremos más y más.

Ahí está, por ejemplo, el joven editor del periódico universitario del Tec de Monterrey que fue cuestionado al revelar en su cuenta de Facebook algo bastante incómodo, tanto para la institución como para el candidato: “Como periodista me veo obligado a revelar la siguiente información, Enrique Peña Nieto decidió no asistir al Foro de Candidatos a la presidencia de la República, debido a que se le negó la solicitud de tener acceso a un teleprompter y que la mitad del auditorio (sic) fueran acarreados de su parte.”

Hay una nueva generación de medios y jóvenes periodistas que están haciendo nuevas formas de periodismo, mismas a las que muchos no quieren –o no pueden– adaptarse. Lo cierto es que los viejos modelos de control de la información son cada vez menos sostenibles.

Ante este hecho infalible cabría preguntarse ¿Qué realidad está siendo evitada? ¿El hecho de que la presencia de Peña Nieto en la Ibero fue un desastre o el que los medios ya no son lo que eran y aquellos que tenían el poder de la información en sus manos lo están perdiendo? Cuestión de enfoques.