@baruchdom

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Bullying Homofóbico que se presentó esta mañana en las instalaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el 74% de los gays fueron víctimas de bullying homofóbico en su etapa escolar, principalmente a través de burlas e insultos pero también como golpes y abuso sexual por parte de sus compañeros. En el marco de las actividades del Día Mundial de la lucha contra la Homofobia que se conmemora el 17 de Mayo, se dieron a conocer diversas cifras que reflejan la gravedad de la homofobia en las escuelas del país.

La Encuesta contó con la participación de 1273 personas LGBT de las 32 entidades del país y fue desarrollada por  la organización internacional Youth Coalition for Sexual and Reproductive Rights, la Coalición de Jóvenes por la Educación y la Salud Sexual (COJESS) y el portal en internet Foro Enehache.

El nivel escolar donde se reportó más bullying hacia las personas LGBT fue la secundaria con un 56% de encuestados seguido por la primaria con un 28%. Aquellos que estudiaron en escuelas públicas reportaron que sufrieron más bullying que aquellos de escuelas privadas, aunque la diferencia no fue muy significativa.

Entre las personas que contestaron que sí habían sido víctimas de bullying, los insultos y las burlas fueron las formas de más comunes de hostigamiento ya que más del 90% de las personas reportaron haberlas experimentado. 57% sufrieron algún tipo de discriminación y 32%, es decir, 1 de cada 3, recibió golpes por parte de sus compañeros.

Ante la pregunta “¿Qué hacían tus profesores ante el bullying homofóbico?” el 48% respondió que “se les hacía normal” y un 10% dijo, que incluso, “eran cómplices de la homofobia” lo cual refleja una realidad terrible: que en lugar de fomentar un clima de respeto, muchos docentes permiten abiertamente que haya violencia homofóbica en sus salones. Sólo un 17% de los profesores llamaba la atención de los agresores o los castigaba.

Otra cifra alarmante es que el 85% de las familias de las personas LGBT que fueron víctimas del bullying homofóbico no sabían lo que ocurría en la escuela. Del 15% de las familias que sí sabían, sólo la mitad hablaron con las autoridades escolares. Esto es un reflejo de la gravedad del asunto, ya que la mayoría de las víctimas de bullying homofóbico no comparten su problemática, haciendo aún más difícil atender esta situación.

Aquellos que respondieron que no habían sido víctimas de bullying homofóbico reportaron que la principal razón fue que “no se les notaba” y que “no habían salido del clóset” durante su etapa escolar.

Como consecuencia del bullying, 1 de cada 4 personas reporta haber tenido pensamientos suicidas lo cual refleja qué tan impactante resulta este fenómeno en las personas no-heterosexuales.  Las otras dos consecuencias más comunes fueron la depresión y el no querer ir a la escuela.

Es claro que el bullying en general es un problema que afecta a millones de estudiantes en México, pero la violencia que están experimentado las personas LGBT en particular, es mucho mayor de acuerdo a los resultados de la Encuesta.  Es necesario que la SEP y otras instituciones tomen cartas en el asunto, particularmente las Escuelas Normales y Universidades Pedagógicas ya que la clave para luchar contra el bullying la tienen en gran medida las y los profesores. Otros organismos como la CNDH y el CONAPRED juegan también un papel fundamental para promover el respeto a la diversidad sexual en México.

La infancia y la adolescencia son etapas clave en la vida de todas las personas, por lo que vivirlas con miedo y tristeza es algo que se debe evitar a toda costa. Esperemos que este tipo de encuestas sienten las bases para la creación de programas y políticas que creen ambientes seguros en las escuelas, no sólo para las y los jóvenes LGBT sino para todas y todos los escolares de México.