Imagen de uno de los capítulos de "Catolicadas", animaciones creadas por la organización Católicas por el Derecho a Decidir.

“¡Dígale que la iglesia tiene que proteger a los niños y que los abusadores tienen que ser castigados!”, señala con un tono de desesperación, uno de los símbolos del feminismo más importantes en las historia de México, Sor Juana Inés de la Cruz, en uno de los videos que forman parte de una serie de animaciones disponibles en Youtube gracias a Catolicadas, creados por Católicas por el Derecho a Decidir (CDD).

CDD es una organización de estructura mixta, mas en su mayoría son mujeres; pertenecen a  un movimiento llamado, Red Latinoamericana de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD/AL).

La defensa y la lucha con vehemencia por el respeto de los derechos humanos, la búsqueda de la consolidación de la democracia, una mejor y verdadera justicia social y la defensa de los más pequeños, son algunas de sus misiones que se construyen desde una perspectiva católica-feminista.

Su ojo crítico, no deja escapar aspectos que resultan ser trascendentes en la vida interna y externa de las autoridades que dirigen su misma religión, a pesar de ser católicas, son vigilantes por excelencia, pero además mujeres y hombres de acción que fortalecen la libertad de decidir bajo conciencia desde las trincheras de CDD.

De las injusticias, la corrupción, el abuso, la deshonestidad y la criminalidad, parte la idea estratégica de informar a todos los miembros de la congregación sobre la vida política e interna de su institución religiosa así como del gobierno, esto con el objetivo de que el funcionamiento de la iglesia y las instituciones públicas no sean cobijados por la sombra enmarañada de la opacidad.

Los anteriores, son algunos de los puntos que han motivado a Católicas por el Derecho a Decidir de México a lanzar una campaña por medios electrónicos y publicidad impresa. Sandra Fosado, coordinadora de comunicación de CDD en México, en entrevista para Homozapping explica: “Nuestro objetivo es informar y llegar también a los jóvenes, por lo que hemos emprendido una campaña de publicidad en las redes sociales: Facebook, Twitter y Youtube.

Agregó que estas herramientas digitales son excelentes para transmitir su mensaje y explicó: “La ventaja de utilizar estos medios de comunicación es el hecho de que existe una retroalimentación, es decir, cuando nosotros publicamos algo en nuestra cuenta de redes sociales, podemos conocer el sentir de quienes están recibiendo la información”.

Desde la blogósfera o el ciberespacio, es como la organización CDD que ha recibido reconocimientos por parte de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, la Comisión de Derechos Humanos del DF y la Secretaría de Desarrollo Social de la misma ciudad, por su destacada labor como defensores de derechos humanos; han emprendido la creación de diversos videos que se han publicado en Youtube. Desde ahí se posicionan como adversarios de los actos corruptos eclesiásticos.

Dentro de sus creaciones digitales se encuentran cuatro capítulos: Una mejor Iglesia (1), Gozo y Esperanza (2), El sueño de Sor Juana (3) y el último, fuerte en su crítica, es el titulado, Sor Juana vuelve a soñar la respuesta de Dios ante la pederastia(4). Su descontento por la visita papal, que se realiza el día de hoy en Guanajuato, México, es expresado a través de esta última animación digital de 2 minutos.

El video muestra a una Sor Juana triste y aturdida, que entabla una conversación con Dios, quien para su sorpresa, tiene voz de mujer. En dicha conversación, la Décima Musa dice encontrase decepcionada por la visita del Papa. La monja toma el elevador hasta el piso Infinito, ahí le comenta a Dios en un acercamiento sincero que se encuentra molesta porque la gente cree que el Papa Benedicto XVI, es Dios, y que sin embargo para ella representa el encubrimiento de los abusos de pederastia que Marcial Maciel, líder de los Legionarios de Cristo, en complot y colusión con algunos Obispos, cometieron.

La conversación se torna un poco densa y fuerte para Dios, quien hasta ese momento, gracias al sueño de Sor Juana se entera de lo que la institución católica ha venido ocultando y fomentando. Es entonces cuando Dios se cuestiona la clase de iglesia que han creado las élites clericales. Un relámpago propiciado por la furia de las injusticias, corta la conversación y Sor Juana le pide que le conceda de favor no regresar a la cruel realidad.

Bien lo expresa la animación, una realidad en México ensangrentada, llena de abusos, de injusticias y corrupción. Tanto gobiernos como élites eclesiásticas han sido involucrados, y así, sin un esclarecimiento de los abusos a menores y con un deslinde total de responsabilidades, la autoridad máxima de la Iglesia, Benedicto XVI, visita a un país que le ha demostrado fidelidad e incondicionalidad de fe, mismo pueblo que ha recibido como recompensa una clara burla e hipocresía de parte de aquellos que se hacen llamar defensores de los derechos por gracia divina.