En medio de amenazas de que continuará el litigio y desplegados en prensa de las empresas de Ricardo Salinas Pliego, la Comisión Federal de Competencia  informó que “está llevando a cabo” el proceso de notificación de la resolución sobre la fusión entre Grupo Iusacell y Televisa, decisión que fue adversa a las dos grandes televisoras, según un comunicado de la empresa de telefonía móvil.

“El proceso (de notificación) ha sido complejo, pero va por buen camino y continuará mañana. Tal como se comunicó el martes 24 de enero, fecha en que el pleno tomó la decisión, la CFC publicará su decisión una vez que haya culminado con éxito este proceso”, advirtió el comunicado del organismo regulador.

A su vez, en un comunicado de prensa Grupo Iusacell informó que la notificación indica que, tras una votación dividida, no se aprobó la concentración.

“La resolución es cuestionable dado que está basada en suposiciones y presunciones hipotéticas, e ignora los efectos nocivos de la alta concentración que hay en el mercado de telecomunicaciones y los altos costos que, por ello, pagan los consumidores mexicanos”, advirtió la empresa telefónica, propiedad de Ricardo Salinas Pliego.

“Revisaremos a detalle la extensa resolución que se nos ha entregado y haremos llegar a la Comisión y/o a la instancia legal competente los argumentos para que se analice a fondo la conversión de las obligaciones de Televisa en acciones de Iusacell”, abundó la empresa.

Desde el 24 de enero, los cinco integrantes del pleno de CFC han mantenido total hermetismo sobre la decisión adoptada en lo que se considera la decisión más importante de este sexenio en materia de telecomunicaciones y con impacto en la uniformidad de las dos grandes televisoras (Televisa y TV Azteca) que concentran el 93 por ciento de las concesiones en señal abierta.

La versión de que, finalmente, el pleno de CFC rechazó en voto dividido esta operación de poco más de 1,600 millones de dólares fue reportada esta mañana por la agencia británica Reuters. El periódico El Universal y The Wall Street Journal dieron a conocer el 25 de enero que la decisión había sido adversa a la fusión, generando una disminución de casi 10 por ciento en el valor de las acciones de Grupo Televisa.

En sendos desplegados de prensa, Grupo Iusacell empezó el contrataque acusando a algunos periódicos de estar “vendidos” a los intereses de Carlos Slim, y defendiendo el análisis de la OCDE sobre el mercado de las telecomunicaciones en México.

El anuncio del rechazo a la concentración entre Grupo Iusacell y Grupo Televisa se da a conocer dos días después que el secretario de Comunicaciones y Transportes, Dionisio Pérez Jácome, dio a conocer un nuevo decálogo para licitar 30 Mgz. en la banda 1.7 (la misma en donde Televisa participó en 2010 como socio de Nextel), licitar también un par de fibra óptica oscura de la CFE y una serie de medidas para impulsar el acceso a banda ancha.

El plan de diez puntos también pospone la decisión de licitar una tercera cadena de televisión abierta en tecnología digital y de autorizar el cambio de título de concesión de Telmex para que pueda otorgar servicios de televisión restringida.