Foto: AP. Fuente: www.bbc.co.uk/

El desastre mediático, y particularmente en redes sociales, que representaría para Enrique Peña Nieto la escena de la Feria Internacional del Libro en la que ya a estas alturas es innecesario decir lo ocurrido, pondría al virtual candidato a la presidencia por parte del PRI en la mira de la gente, de medios y, por supuesto, de redes sociales.

Muchas cosas han ocurrido, muchas cosas se han dicho y muchas opiniones se han despertado a partir de ese momento en el que el candidato fue incapaz de citar tres libros y autores que lo hubieran influenciado. Por lo mismo, en este espacio decidimos preguntarle a nuestros lectores al respecto.

«Frente al episodio de Enrique Peña Nieto en la Feria Internacional del Libro. ¿Qué es lo más importante para usted?» fue la pregunta de la que recibimos 667 votos, los resultados, fueron los siguientes:

El mayor porcentaje fue abrumador: 458 personas (el 69 por ciento), concluyó que de todos estos episodios que se han dado desde la presentación en la FIL, pasando por el infame #soyprole hasta el igualmente infame #nosoylaseñoradelacasa, lo más relevante es «la incapacidad de hablar sin guión» del candidato, y es que si ha habido una constante en todos estos episodios, es que cuando Peña Nieto es puesto al descubierto se muestra incapaz, e incluso, incompetente. Eso, y que a ningún político le gusta ser expuesto y mucho menos hacer el ridículo, situaciones que Peña Nieto ha vivido a partir de entonces.

Con considerables votos menos, 82 personas para ser exactos, se consideró que la reacción de Paulina Peña es un símbolo importante en esta serie de eventos desafortunados. El 12% de nuestros lectores considera que la reacción de la hija del candidato, si bien fue la de defender a su padre, asoma claros visos clasistas, acuñados en una educación de la misma índole. A buena parte de nuestros lectores les preocupa que estas ideologías circulen en el seno de la familia Peña.

En tercer lugar y con 43 votos quedaron aquellos que opinan que lo más grave de este asunto -pese a lo que los comentaristas de Tercer Grado digan-, es la «falta de gusto por la lectura» del candidato. Porque como bien declaró Carlos Fuentes: “Este señor tiene derecho a no leerme. Lo que no tiene derecho es a ser presidente de México a partir de la ignorancia. Eso es lo grave”. Y es que si bien la lectura no es precisamente el fuerte del mexicano, ésta construye un mundo y un lenguaje, y la realidad, se construye a partir del lenguaje. Por lo mismo, es comprensible que a muchos de nuestros lectores les preocupe la posibilidad de que nos gobierne alguien incapaz de leer y entender la realidad.

En último lugar, pero no menos importante, quedaron aquellos que opinaron que, lo más importante dentro de todo esto, es la capacidad para reconocer errores del candidato ¿Los ha reconocido? De alguna manera, muy oficial, lo ha hecho a través de Twitter; sin embargo, no ha temido en acusar a la oposición de hacer esto como una guerra sucia en su contra.

La pregunta ahora es ¿Seguirá creciendo esta bola de nieve que el candidato inició? ¿Realmente afectarán estas opiniones a la hora de la elección? Como siempre, nos encantará conocer su opinión.