Foto: Reuters. Fuente: The Wall Street Journal.

El escándalo de intervención telefónica que provocó el cierre del periódico sensacionalista News of the World ha llegado el día de hoy a la cúpula superior de su estructura: James Murdoch, director ejecutivo de la operadora de medios News Corporation, ha renunciado el día de hoy al área directiva de distintos periódicos, entre ellos, The Sun y The Times.

Este movimiento es el primer reconocimiento público que Murdoch hijo hace de su responsabilidad dentro del escándalo de News of the World, sin embargo, no resta poder al joven empresario, quien sigue a la cabeza de BSkyB y de muchos de los negocios más lucrativos del corporativo.

Lo cierto es que tras evidenciar el espionaje telefónico que el rotativo realizaba, la empresa comenzó a ver una serie de problemas que, con lo de hoy, han alcanzado a las cabezas de uno de los principales imperios mediáticos. Todo comenzó con el despido de los empleados de News of the World y, posteriormente, la renuncia y arresto de la directora del periódico y mano derecha de los Murdoch, Rebekah Brooks, quien fue liberada en octubre pasado.

El escándalo no se limitó a Brooks y la gente al interior del periódico, y cobró las cabezas de Paul Stephenson, director de Scotland Yard cuyo asesor, Neil Wallis, estaba totalmente implicado en el asunto, así como de ohn Yates, subcomisario responsable de la lucha antiterrorista.

La participación de Andy Coulson, ex director del tabloide y ex vocero del primer ministro David Cameron, hizo que éste tuviera que declarar en julio pasado ante el Parlamento.

Rupert y James Murdoch han tenido que declarar, desde entonces, dos veces. Ocasiones en las que no han salido nada favorecidos.

El caso revivió a principios de este mes que el detective Derek Webb declaró que él había espiado a cerca de 150 personalidades de la vida británica para el periódico.

A pesar del poder que mantienen los Murdoch, la renuncia de James resulta por demás simbólica, ya que fue precisamente a través de la prensa escrita que su padre comenzó, en Australia y posteriormente en el Reino Unido, su imperio mediático.

La siguiente amenaza para el imperio de los Murdoch tiene fecha: el próximo 29 de noviembre James Murdoch enfrentará una votación en la que se decidirá si se mantiene como director del gigante televisivo BSkyB.