Es un hecho: Google quiere dominar el universo virtual. Pareciera ser que la compañía Larry Page y Sergey Brin se ha dedicado a analizar los movimientos y tendencias más importantes del internet y la tecnología, y ha decidido realizar su propia versión de cada una de éstas.

Primero lo hizo con GMail, posiblemente, su segundo producto más exitoso después del buscador con el que iniciaron; compraron plataformas como Youtube o Blogger; este año le declararon la guerra a Facebook con Google+; discretamente participan en la telefonía móvil y, ahora, parecieran querer ir contra ITunes, de Apple, con su más reciente producto: Google Music.

El pasado 15 de noviembre, Google presentó a través un video que apela a la nostalgia su plataforma con más de 13 millones de canciones, misma con la que competirían de forma directa en el mercado de música por Internet con la ya mencionada Apple y espacios como Spotify o Amazon.

Con lugar para 20 mil canciones, Google Music cuenta ya con la participación de disqueras masivas como Sony, Universal, EMI, así como 23 independientes. Lo cual quiere decir que el usuario podrá conseguir temas de artistas como Coldplay, los Beastie Boys, Shakira, Megadeath o Ryan Adams, entre otros. Cada canción costará 99 centavos y cada álbum 10 dólares.

Evidentemente (y como era de esperarse), Google planea conectar este sistema con su red social y con los resultados directos en su buscador, ampliando más su territorio virtual. En un movimiento que suena a competencia con la ya decadente MySpace, Google Music abre Artist Hub, un espacio en Google + donde los artistas independientes podrán subir su música y promocionarse.

Al igual que con el resto de los productos de Google, habrá que ver con el tiempo si esto resulta un fracaso total para la compañía, como Google Buzz, algo que se mantiene con un mesurado éxito como Google+ o un éxito total como GMail.

Por el momento, Google Music sólo está disponible en Estados Unidos.