“En la vida hay víctimas y victimarios, pero la víctima no puede ser una ‘putita’, no puede ser una ‘putita’ la víctima, cómo vamos a tener una víctima que va a confesar que el hijo es de otros, si se acuesta con todos”, exclamó esta semana Laura Bozzo, la conductora del talk show que lleva su nombre y que ha generado una airada reacción de las organizaciones defensoras de los derechos de la mujer que claman el retiro del aire de esta emisión del Canal 2 de Televisa.

Ante éstas y otras expresiones que se han acumulado en el talk show de Televisa, el Consejo Ciudadano por la Equidad de Género en los Medios de Comunicación emitió un comunicado este 25 de noviembre para demandar el retiro del programa, ya que “hemos demostrado cómo este programa reproduce y fomenta la discriminación y la violencia contra las mujeres”.

Firmado por Lourdes Barbosa Cárdenas, presidenta del consejo, el comunicado advierte que “es momento de actuar y solicitar a las autoridades que cumplan con sus obligaciones y saquen del aire ese programa que violenta a las mujeres”.

El organismo anunció que el próximo 27 de noviembre realizará una rueda de prensa para informar cuántas firmas se han adherido a esta petición. El Consejo informó que su Observatorio Ciudadano por la Equidad de Género en los Medios ha confirmado cómo Laura Bozzo reiteradamente humilla, discrimina y maltrata a sus invitados y colaboradores.

Frente al reciente escándalo, Bozzo pidió “disculpas” y justificó la descalificación de su invitada asegurando que el término “putita” es una palabra de uso cotidiano en Sudamérica sin tener la intención de ofender.

“Me estaba refiriendo en término diminutivo a alguien que había engañado a un hombre con cinco o varias personas a la vez y me disculpo públicamente, me disculpo y me retracto porque para aquí (México) es muy fuerte, me retracto señores. Yo no tengo pena en decir que me equivoqué”, advirtió la conductora de origen peruano.

No es la primera vez que Bozzo se ve envuelta en un escándalo de este tipo. Las continuas expresiones discriminatorias, ofensivas y los regaños en su show le han merecido reiteradas críticas.

Ella presume ser licenciada y doctora en Derecho en cada una de sus emisiones, pero ni así la conductora –que estuvo vinculada a Vladimiro Montesinos, el ex jefe de la seguridad del gobierno peruano de Alberto Fujimori- ha logrado convencer a su teleaudiencia.

En junio de este año, ante la disminución de su rating, Televisa decidió cambiar el horario de su talk show: de las 5 de la tarde pasó a las 3 de la tarde, dos horas menos. En su lugar quedó el melodrama La Rosa de Guadalupe que también ha sido criticado por los observatorios de medios feministas.

Bozzo presumió en declaraciones a las secciones de espectáculos que los directivos de Televisa no la regañaron ni le llamaron la atención. Sin embargo, la Secretaría de Gobernación, a través de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Conavim) hizo un “exhorto” a la televisora para respetar la dignidad de la audiencia femenina.

Conavim expresó su “desaprobación y preocupación por el maltrato inflijo por Laura Bozzo a una mujer a quien agredió verbalmente en cadena nacional el martes pasado”.