Foto/Fuente: http://www.informador.com.mx

Los cinco integrantes del pleno de la Comisión Federal de Competencia resolvieron que Telcel, Telefónica y Iusacell son agentes dominantes en la terminación de llamadas en su propia red de telefonía móvil, con lo cual se presume que cada uno de estos operadores “tiene la capacidad para restringir unilateralmente la oferta de terminación de llamadas en su propia red”.

La decisión en el caso de Telcel fue por unanimidad, pero en los casos de Telefónica y Iusacell se dio por voto mayoritario. Los tres comisionados que votaron a favor de la declaración de dominancia fueron Eduardo Pérez Motta, presidente de la comisión, Rodrigo Morales y Miguel Flores Bernés. En contra estuvieron Luis Alberto Ibarra Pardo y Cristina Massa Sánchez, esta última recién designada por la presidencia de la República como integrante del organismo.

La declaración de dominancia en este caso no implica sanción económica, pero sí le da elementos a la autoridad reguladora, en este caso la Cofetel, para imponerle a estos agentes obligaciones específicas en materia de precio, calidad e información al usuario.

La decisión del pleno de la CFC se suma a las decisiones adoptadas previamente. Declararon dominante a Telmex/Telnor, empresas de Grupo Carso, en el caso de los enlaces dedicados, terminación fija, originación fija y tránsito local fijo. A Telcel, empresa también de Carlos Slim, en telefonía móvil.

Los integrantes del pleno consideraron que la dominancia también significa que si un operador no puede terminar llamadas en alguna red móvil, “es inviable que compita en el mercado final de servicios de telefonía”, tanto fija como móvil.

Asimismo, establecieron como criterio que cada red es un mercado “porque la terminación en determinada red no tiene sustituto”. Los usuarios “tienen que enlazarse con la red en la que está suscrito el receptor de la llamada. De otro modo, es imposible completar la llamada”.