“Tener amor en tu corazón no cuenta mucho, si de tu boca salen cosas feas e intolerantes. Me disculpo por las cosas hirientes y estúpidas que dije”; estás fueron las declaraciones que se publicaron en el comunicado del aclamado productor y director de Hollywood, Brett Ratner, después de haber realizado comentarios homofóbicos en una entrevista llevada a cabo el pasado viernes en la que promocionaba su más reciente filme Tower Heist.

La progresiva caída de rating de los premios Oscar a lo mejor del cine en Hollywood puso en la mira a Ratner para producir la entrega del 2012, quien desde los 26 años ha trabajado como director de cine. Money Talks, Rush Hour, The family man, Red Dragon X Men, forman parte de su filmografía, además de una serie de videos musicales realizados para artistas que van desde Jessica Simpson (These boots are made for walking), P. Diddy (Diddy), Mariah Carey (It’s like that), entre otros.

Su talento, creatividad y juventud, hicieron que la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas lo tuviese en consideración para levantar el interés de las audiencias de los premios Óscar, sin embargo, a pesar de que para él era un honor dirigir la entrega, dicho proyecto no se concretó. Y es que las disculpas no fueron suficientes para que la comunidad LGBT en los Estados Unidos y la industria cinematográfica en general olvidara el señalamiento de Ratner, obligándolo a renunciar a la producción de los Oscar 2012.

Con Ratner se va Eddie Murphy, amigo cercano del director y quien sería el presentador oficial de los galardones. El actor señaló en una entrevista: “Esperaba con ansias ser parte de un espectáculo que nuestro equipo de producción y de guionistas comenzaban a desarrollar, pero estoy seguro de que el nuevo equipo de producción y anfitrión harán igualmente un gran trabajo.”

Ante estás declaraciones, Tom Sherak, presidente de Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas dijo entender el posicionamiento de Murphy. Pero como todo en Hollywood viaja a la velocidad de la luz, los preparativos no se pueden detener, por lo que la Academia, localizada en Beverly Hills, California, eligió el día de ayer a un nuevo productor.

El reemplazo es nada menos que Brian Grazer, director de A beautiful mind, filme que le valió la estatuilla dorada en 2001; sobre Grazer, el presidente de la Academia se ha expresado como un creativo y gran cineasta que durante los últimos años ha realizado un extraordinario trabajo. Por su parte, el director expresó en un comunicado: «Es muy gratificante ser parte de un espectáculo que honra a la excelencia en el medio al que he dedicado gran parte de mi carrera».

El día de hoy el comediante Billy Cristal confirmó vía Twitter que regresará por novena ocasión a conducir los Óscares: «Regreso a los Óscares para que la joven de la farmacia deje de preguntar mi nombre cada vez que voy a cambiar mis recetas. Esperando con emoción el show», bromeó Crystal en su mensaje de Twitter.

Es posible que después de este remolino mediático, los Premios Óscar que se llevarán a cabo el sábado 26 de febrero del próximo año, resulten ser de interés para muchos.

Brett Ratner Quits Oscars after Homophobic Slur