Fuente: http://www.blogs.imer.gob.mx

El día de ayer, el Secretario de Educación Pública Alonso Lujambio Irazábal, se pronunció a favor de castigar a aquellos que a través de medios como Twitter causen «disturbios» del orden público, como recientemente ocurrió en Veracruz.

Tras finalizar una reunión de trabajo con autoridades de educación de todo el país, el funcionario aclaró que, si bien él no es ninguna clase de autoridad involucrada en procuración de justicia o persecución del delito, le parece «grave que un tweet diga que el Ejército está abriendo fuego contra menores de edad como de hecho sucedió en Veracruz y no tenga consecuencias».

A pesar de que no respondió si estaba a favor o en contra de la Ley Duarte, aquella que tipifica el «disturbio de la vida pública» como un nuevo delito, sí dijo que actos como el de la entidad del gobernador Javier Duarte deben tener consecuencias, resumiendo la libertad en Internet y redes sociales a una cuestión de «responsabilidades» y «consecuencias».

Concluyó que aquel tweet había generado «una inquietud subrayada» entre los veracruzanos y que debe haber «una discusión legítima, importante, necesaria» en torno a la manera en la que se usan medios como las redes sociales, y analizar si éstos se usan para «para el bien común o la destrucción de nuestra vida colectiva».

Con estas declaraciones, Lujambio se une a la lista de funcionarios que expresan de alguna manera su deseo por regular el Internet y, particularmente, el uso de las redes sociales.