Imagen de la cuenta de Twitter de Héctor Suárez.

El comediante Héctor Suárez denunció hoy vía Twitter la censura por parte de Televisa. A través de una serie de tweets el actor expresó estar molesto tras la interrupción de un sketch que tenía planeado para la emisión del día de ayer.

«CARLOS LORET DE MOLA Y CLAUDIO X ANOCHE EN IMX PRIVARON AL PÚBLICO DE QUE DISFRUTARA DE UN SKETCH MUY IMPORTANTE POR SU IGNORANCIA Y FALTA DE CONOCIMIENTO EN RELACIÓN A LA MECANICA DE LA COMEDIA LA COMEDIA…», expresó el comediante después de que la televisora censurara un sketch en el que criticaba a los diputados mexicanos.

Tras explicar las formas en las que puede expresarse la comedia, el histrión solicitó que no mutilaran su esfuerzo y su trabajo. Pero una vez realizada la petición, pareció que Héctor Suárez metió el dedo en la llaga al decir: «SI MI TRABAJO LESIONA SUS INTERESES DE CUALQUIER INDOLE DIGANMELO ANTES / Y LES PROMETO QUE ENCONTRAREMOS LA SOLUCION . [sic] PERO LES PIDO QUE RESPETEN LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN A LA QUE TENGO DERECHO Y DECIRLE AL PUBLICO / LO QUE TAMBIÉN TIENE DERECHO A SABER…».

Como es notorio, los 140 caracteres de la red social no fueron suficientes para Suárez, quien agregó que se dirigía al público a través de Twitter «ya que no tengo otra forma de comunicarme con ustedes».

Lapidario, el actor concluyó que seguramente a partir de estos mensajes sería catalogado de «actor conflictivo, problemático y difícil por defenderme y expresar la verdad». Y es que al parecer, Suárez, de 72 años, está familiarizado con los métodos de Televisa, no sólo porque lleva colaborando con la empresa más de 50 años, sino porque él mismo declaró: «LA TRISTE E INJUSTA HISTORIA DE MI VIDA…!».

La sensibilidad afectada de la compañía se expresó a través de Carlos Loret de Mola, quien a través de cinco tweets respondió respecto a los «problemas» de libertad de expresión que el actor criticó: «Estimado d. Héctor, la cápsula iniciaba con «la noticia de que los diputados van a poder reelegirse», y como eso no es verdad / pues esa ley fue rechazada, propuse que sólo se regrabara ese fragmentito para que no quedara ud como desinformado», expresó el conductor del noticiario matutino, pese a que Suárez mismo había dicho que un sktech no tiene que estar tan anclado a la realidad.

El periodista continuó: «…claramente, de comedia no se nada, y le ofrezco una disculpa… eso me pasa por andar de altruista jajajajaja»; a lo que agregó: «Le mando un fuerte abrazo y coincido con ud en el no a la reelección. Lo he manifestado en Tercer Grado y El Universal», y concluyó: «Antes de reelección hay que limpiar las elecciones. Si no, se perpetuarán los que hacen cochinadas cada vez que hay comicios».

Horas después, Héctor Suárez respondería que la única forma de desfogar lo ocurrido sería a través de la comedia, a la que denominó «válvula de escape necesaria» para liberar la presión de «esta bomba de tiempo en la que se ha convertido nuestro país». El actor concluiría su argumentación diciendo: «SOMOS COMPAÑEROS , [sic] COMPARTIMOS NUESTRO ESFUERZO Y NUESTRO TRABAJO PARA LOGRAR EL COMETIDO Y LA PROPUESTA DE IMX Y PRIMERO ESTÁN LOS MEXICANOS».

A pesar de que la discusión quedó supuestamente neutralizada, Suárez demostró que en Televisa aún hay intereses que exponen un manejo claramente vertical por parte de los directivos de la empresa. Pero más importante aún, demostró que hay espacios de expresión que la televisora aún no domina. Habrá que ver lo que ocurre con el comediante y el programa en las próximas semanas.