Román Cotera

La larga noche que cubre al estado de Veracruz no parece tener fin. Por un lado la violencia generada por el crimen organizado y por otro la presión ilegal por parte del gobierno del estado a los ciudadanos que demandan transparencia y seguridad.