Imagen del sitio inhabilitado del Departamento de Policía de Texas.

¿Qué esperaría usted de un correo titulado «La perra estúpida recibió lo que merecía»? Seguramente muchas cosas le pasarán por mente antes de pensar que estamos ante un correo institucional. Más sorprendente resulta la institución a la que pertenece: la policía de Texas. Y si desea culminar la sorpresa, habría que ver al autor del correo: Robert Wiener, jefe del departamento.

Hace unos días y a manera de venganza, el grupo de hackers Anonymous publicó alrededor de 3GB de correos electrónicos del departamento de policía del Estado de Texas que revelan las actitudes xenófobas, misóginas, homófobas y racistas de miembros de la institución.

Sirva de ejemplo el correo mencionado, que en su versión íntegra dice: «Esa perra estúpida que comenzó la persecución de coches robados en la Universidad de Yale en la 610 se lo merecía (apuesto a que era gorda y negra también). Lo mismo pasa con el pervertido que recibió un disparo en el condado. A la mierda con ellos. La verdad es que suena a trabajo bien hecho por la policía. Esta gente ha tenido su cura criminal, nunca volverán a cometer un delito».

Es un hecho que el golpe fue duro. Actualmente, el sitio del Departamento de Policía de Texas se encuentra fuera de servicio, con un anuncio que indica que están «off-line dándole mantenimiento y actualizando el sitio. Por favor, regrese mañana». Además de esta indicación, están el escudo del grupo y su lema: «Nuestra meta es promover la práctica profesional y desarrollo del refuerzo de la administración de la ley».

El mantenimiento y actualización que en realidad deberá estar haciendo el departamento de Policía es el del control de sus impulsos, fobias y lenguaje que, en definitiva, no coinciden con su lema.

La liberación de correos realizada por Anonymous se une a la más reciente liberación de cables de Wikileaks, que ponen al descubierto las entrañas de los sistemas de autoridad y que, no sólo hacen que el ciudadano cuestione a sus autoridades, sino que demuestran una vez más el poder del usuario.