Mensaje hallado junto al cuerpo de Macías. Fuente: http://www.periodistas-es.org

El cuerpo de la jefa de redacción del diario Primera Hora de Nuevo Laredo, Tamaulipas, María Elizabeth Macías, fue encontrado decapitado el pasado sábado 24 de septiembre a las 7:00 horas en el en el monumento a Cristóbal Colón, en la colonia Madero, ubicada en el centro de la ciudad.

Junto a su cuerpo se hallaban un reproductor de discos, dos teclados de computadora y varios cables, acompañados de un mensaje:

“Ok Nuevo Laredo en vivo y redes sociales. Yo soy la nena de Laredo y aquí estoy por mis reportes y los suyos… para los que no quieren creer, esto me pasó por mis acciones, por confiar en SEDENA y MARINA… Gracias por su atención Atte: “La Nena de Laredo… ZZZZ”.

“La Nena de Nuevo Laredo” era el nombre del blog a través del que Macías denunciaba las acciones del narcotráfico en esa área. El mensaje encontrado junto al cuerpo de la periodista, que llevaba más de tres años al frente del diario Primera Hora, hace alusión también a “Nuevo Laredo en Vivo”, foro dedicado a crear debates, discusiones y espacios de opinión de temas relacionados a la ciudad, Macías era una frecuente moderadora de estos espacios.

En declaraciones al Centro de Periodismo y Ética Pública, fuentes del diario Primera Hora aseguran que el rotativo no tenía un sección policiaca por la creciente ola de violencia contra periodistas que se ha dado en nuestro país durante el último sexenio, por lo que Macías hacía sus denuncias a través de estos medios independientes.

El asesinato y mensaje de la periodista se relaciona con los cuerpos de dos jóvenes encontrados en la misma ciudad el pasado 13 de septiembre, colgados de un puente con un mensaje que amenazaba a usuarios de redes sociales e internet.

María Elizabeth Macías se une a la infame lista de periodistas asesinados en lo que va del año en México, y a una triste cuenta iniciada desde el año 2000 que suma ya con 80 trabajadores de la información asesinados y 14 desaparecidos.

Miguel Ángel López Velasco, Misael López Santana y Yolanda Ordaz del periódico veracruzano Notiver; Humberto Millán del periódico sinaloense A discusión; Rocío González Trápaga, ex reportera de Televisa, y Ana María Marcela Yarce Viveros, fundadora y periodista de la revista semanal Contralínea; y ahora María Elizabeth Macías son los periodistas mexicanos que han sido asesinados en 2011 y que elevan a 70 la cifra registrada de personas dedicadas a este oficio durante el Calderonismo.

Organizaciones como el CEPET o Article 19 solicitan a los gobiernos locales y federal a realizar una investigación profunda y a sancionar a los autores de estos crímenes.