Por si alguna duda cabe de la alta concentración que existe en la televisión en México, de los 117 “canales espejo” entregados por el gobierno federal desde 2004 hasta septiembre de 2010 para impulsar la transición de la televisión analógica a la televisión digital, 91 fueron entregados al dupolio: Televisa tiene 60 y TV Azteca 31, es decir, casi el 75 por ciento.

El estudio elaborado por el especialista Raúl Trejo Delarbre, titulado Panorama de la Comunicación en México, Desafíos para la Calidad y la Diversidad, revela que hasta septiembre de 2010, el gobierno federal le entregó 60 “canales espejo” a Televisa, además de las 260 concesiones que detenta esta empresa, al tiempo que TV Azteca tiene 31, más las 181 concesiones de televisión analógica.

En otras palabras, Televisa tiene bajo su poder 310 concesiones –debería entregar los 60 “canales espejo” cuando culmine la transición hacia la televisión digital-, mientras que TV Azteca posee 211 concesiones.

De los canales administrados por los gobiernos estatales, sólo el Gobierno del Distrito Federal tiene 1 canal digital (el recién entregado Canal 21), a pesar de que en todo el país existen 254 permisos de televisión abierta que le fueron otorgados a las administraciones locales.

Por ejemplo, el gobierno de Oaxaca tiene 52 permisos para operar señales de televisión abierta, Sonora 61, Guanajuato 28, Nuevo León 24 y a ninguno se le ha entregado un “canal espejo” digital.

El Organismo Público de Medios Audiovisuales (OPMA), creado el año pasado mediante un decreto del presidente Felipe Calderón para administrar al Canal Once, el Canal 22 y otras señales televisivas sólo tiene 13 “canales espejo”, a pesar de que detenta 26 concesiones y permisos.

Las universidades del país tienen 5 permisos de televisión. El más reciente es el Canal 44 de la Universidad de Guadalajara que comenzó a transmitir el 31 de enero de 2011. La señal de TV UNAM en televisión abierta se ha retrasado durante varias décadas, a pesar de ser uno de los permisos más antiguos. La máxima casa de estudios sólo puede transmitir su señal en televisión restringida. Ninguna de las instituciones universitarias públicas tiene “canal espejo”.

La empresa Multimedios, de la familia Vargas, tiene 9 concesiones de televisión abierta y tiene 8 canales “espejo”. En Baja California existen otras 4 concesiones de televisión abierta y 2 canales “espejo” que no pertenecen a Televisa ni a TV Azteca. En el Distrito Federal, el canal 28 o Cadena Tres, administrado por el Grupo Imagen, tiene 1 canal de televisión abierta y 1 “canal espejo”.

Las únicas señales con capacidad de cobertura nacional son las de Televisa (Canal 2 tiene cobertura en el 95 por ciento de los hogares) y de TV Azteca (canal 13 llega a poco más del 80 por ciento).

La consultoría Mediatelecom advierte que “esta concentración de espectro y recursos comunicacionales afecta la diversidad, pluralidad y el derecho a la información de los consumidores, que sólo pueden tener acceso a una oferta limitada de contenidos, la mayoría producidos y distribuidos por esas empresas. Este escenario no justifica aplazar aún más la concentración y la falta de competencia en el mercado de la televisión abierta”.