Reuters | San Francisco

Actualizado martes 16/08/2011 03:26 horas

Fuente: Forbes.com

Cuatro estaciones de metro de la ciudad de San Francisco, ubicada en el estado norteamericano de California (suroeste), han tenido que cerrarse este lunes a causa de la protesta convocada por el grupo de ‘hackers’ Anonymous para condenar el boicot a una manifestación anterior organizada para rechazar la brutalidad policial en la muerte de un joven.

Decenas de manifestantes han tomado la estación del Centro Cívico, escenario principal de la protesta, y han permanecido allí alrededor de una hora hasta que la Policía les ha evacuado y ha decidido cerrar el acceso a esta parada. Poco después, clausuraba también otras tres estaciones ante la afluencia masiva de gente.

Aunque no ha habido disturbios ni se han producido detenciones,según informan las autoridades locales, los agentes han llegado al lugar pertrechados con bombas de gas lacrimógeno.

En contra de lo que se esperaba, esta vez el Área de Transporte Rápido (BART, por sus siglas en inglés) no ha desconectado el sistema de telefonía para boicotear la protesta, tal y como hizo con la convocada el pasado jueves para frustrar la convocada para condenar la muerte de un joven a manos de la Policía.

Los manifestantes han considerado que el hecho de que esta red continuara funcionando es de por sí un gran éxito. «He tenido más conexión de la normal en el metro. Creo que lo de la semana pasada fue una amenaza vacía», ha dicho Beck Simmons, una estudiante de 21 años de edad que ha secundado la protesta.

El grupo de ‘hackers’ había animado a sus seguidores a través de las redes sociales a concentrarse en la estación del Centro Cívico alrededor de las 17.00 horas de la tarde y a descargarse un sistema que permite enviar mensajes de móvil a corta distancia sin depender del sistema general de telefonía.

Por su parte, la directora del BART, Lynette Sweet, ha criticado esta nueva convocatoria por el impacto que podría tener en los viajeros. Además, ha informado de que en los últimos días los ‘hackers’ han accedido a su sistema informático y han robado datos de unas 2.400 personas.

Consulta la nota original aquí.