El presidente Felipe Calderón expresó su reconocimiento a Iniciativa México, que impulsa propuestas ciudadanas a favor de los más desfavorecidos y del país (Foto: MIGUEL ESPINOSA EL UNIVERSAL )

Sin pena ni gloria, la politelenovela producida por Pedro Torres y financiada por la Secretaría de Seguridad Pública culmina este viernes sin haber levantado su rating: inició con 15.4 puntos en el Valle de México, llegó a su punto más bajo el 19 de mayo, con 11.4 puntos y se quedó en un índice promedio de 13.6 puntos, según los registros del IBOPE.

Fallido como mecanismo de propaganda y vehículo para «cambiar la percepción social» frente a la Policía Federal y su papel en el combate al crimen organizado, El Equipo más bien fue el pago mutuo de favores entre Televisa y el gobierno federal.

Claro, se invirtieron 150 millones de pesos del erario y, de alguna manera, el gobierno federal está decidido a invertir más en sus acuerdos promocionales con Televisa.

De tal tamaño son los «amarres publicitarios» que existe un adeudo de 500 millones de pesos del gobierno federal en compra de tiempo-aire con Televisa, según reportes internos del equipo de Alejandra Sota, la vocera de Los Pinos.

Por lo pronto, la adicción de Calderón al discurso televisivo se demostró este jueves 26 de mayo, al invitar a Los Pinos a los 50 finalistas del concurso Iniciativa México. Aprovechó el evento para cerrar filas con el otro presidente, el de Televisa, Emilio Azcárraga Jean.

En su discurso, Azcárraga Jean reprodujo el mismo eslogan de la teleserie El Equipo que es el mismo del gobierno de Calderón: la lucha de los buenos contra los malos.

«Obviamente, somos muchos más los buenos que los malos y todo el trabajo de 47 mil personas nos ha inspirado a no dejar una labor tan importante», presumió Azcárraga Jean, encabezando el autodenominado equipo de «los buenos».

La teleserie de García Luna podrá no haber tenido más de 5 millones de espectadores, a pesar de ser transmitda en horario estelar, pero la final de Iniciativa México 2010 fue vista por 21 millones de personas, presumió Azcárraga Jean. Y prometió que en 2011 será una cifra igual o mayor.

Inspirado, el presidente de Televisa hizo gala de su falta de inspiración metafórica y su mala sintaxis:

«Tenemos Iniciativa A, que es la de conformarnos; la Iniciativa B, que puede ser quejarnos; la Iniciativa I (sic) que es la que ustedes tomaron mucho antes que nosotros, pero creo que hay que tomarla para realmente cambiar».

La intervención de Azcárraga Jean emocionó a Felipe Calderón, que también pertenece al equipo de «los buenos» y se quejó por la existencia de otro concurso:

«Quienes generan un concurso de demolición del ánimo nacional, a ver quién lo tira más fuerte, a ver quién apachurra más a alguien anímicamente».

En el mismo tono mesiánico de sus últimos discursos, el primer mandatario insisitió:

«Porque como se dice: una luz no se esconde debajo de la cama. Esa mayoría tiene que salir a la luz y mostrarse y cambiar algo fundamental para construir un país distinto, que es el ánimo nacional».

Por estas expresiones, la Iniciativa México 2011 y el auténtico Equipo de lo que resta en este sexenio será el Promotor de un Nuevo Ánimo Nacional… así, con mayúsculas.