#Trending Topics

 

Tweet de Keith Urbahn al que se le atribuye haber "encendido la mecha" en Twitter, horas antes de que el Presidente Barack Obama hiciera su anuncio oficial.

Pocos eventos han marcado la historia del nuevo milenio como la caída de las Torres Gemelas de Nueva York ocurrida el 11 de septiembre de 2001. El vuelo 175 de United Airlines estrellándose contra la torre sur es, quizás, una de las imágenes más impactantes de nuestra historia.

Las posteriores escenas de George Bush declarando la Guerra contra el terror hacían sonar un nombre en particular: Osama Bin Laden, líder de la organización terrorista Al-Qaeda quien, según anunció ayer el presidente estadounidense Barack Obama, murió ayer tras un ataque aereo.

La noticia de que el terrorista más buscado en el planeta había sido asesinado incendió las redes sociales con comentarios y, de hecho, fue a través de este espacio que el mundo se enteró del rumor que, a las 23:35 horas del domingo 1º de mayo, el presidente Barack Obama confirmaría en un comunicado televisivo.

De acuerdo al periódico The New York Times, el encargado de prender la mecha de Twitter fue Keith Urbahn, jefe del equipo de empleados del antiguo secretario de defensa Donald Rumsfeld, quien alrededor de las 10:25 de la noche twitteó: “Una fuente confiable me ha dicho que asesinaron a Osama Bin Laden”.

Ya desde las 9:30 Dan Pfeiffer,  director de comunicación de la Casa Blanca había puesto en Twitter que el Presidente daría un mensaje a la nación a las 10:30. Algunos medios de comunicación, como la NBC, recibieron correos que simplemente decían “Pónganse a trabajar”.

Nadie en la prensa estaba seguro de qué trataría el mensaje de Obama, pero el rumor más fuerte era que sería algo relacionado con Bin Laden. Estos mismos rumores de la prensa se esparcieron por Twitter y estallaron tras el anuncio de Urbahn.

Al cuarto para las once de la noche, asegura la nota del New York Times, reporteros y editores de diversos medios comenzaron a recibir la confirmación de la muerte de Bin Laden por fuentes anónimas al interior del Pentágono.

El mensaje de Obama fue atrasado constantemente y, supuestamente, él mismo escribió el discurso con el que se dirigiría a la nación. Para la hora en la que el presidente apareció en Televisión, la información sobre la muerte de Osama Bin Laden ya era de dominio público.

El mensaje de Barack Obama fue tan sólo la confirmación que el mundo necesitaba, pero la información, ya estaba ahí.

En este caso, hay tres fenómenos que es importante analizar: en primer lugar, cómo la información se le adelantó al gobierno de Estados Unidos, de forma que el mensaje del Presidente fuese sólo la nota confirmatoria. En segundo lugar, que incluso antes que los medios de comunicación fuesen capaces de transmitir cualquier tipo de información, ésta ya estaba rondando las Redes Sociales. Y en tercer lugar, el peso que la noticia de la muerte de Osama Bin Laden tuvo en este tipo de espacios, comparado con otros fenómenos.

Si bien, la noticia sobre Bin Laden lo convirtió en Trending Topic de forma inmediata, la cantidad de tweets no superó a los generados por otros temas. Por poner un ejemplo, la noticia del terremoto y el tsunami japoneses generaron una media de 5,530 tweets por segundo o, en la víspera de año nuevo, se registró una media de 6,939 tweets por segundo, mientras que la muerte de Bin Laden registró un promedio de 3,440 tweets por segundo.

Una suerte similar corrió en cuanto a visitas a sitios web por minuto. De acuerdo con la compañía Akamai, que evalúa el tráfico por Internet, la noticia de la muerte de Bin Laden generó, en su máximo punto, 4,118,000 visitas a sitios web durante el mensaje del Presidente Barack Obama. Esta cifra ha sido considrablemente superada por eventos como la última Copa Mundial de Fútbol o, más recientemente, la Boda Real (que en su punto máximo alcanzó 5,398,731 de visitas a sitios web por minuto).

Es importante reconocer, pues, el papel que el rumor juega como pieza de información en una sociedad como la nuestra, que se adentra en la realidad 2.0. De igual manera, es de destacar la validez que las tendencias en las Redes Sociales y en Internet adquieren en el mundo de la información. Este poder que los espacios virtuales han adquirido, sin embargo, no parece superar aún la credibilidad que las audiencias otorgan a los medios electrónicos y, evidentemente, a figuras y líderes de opinión.  Por último, es necesario prestar atención a las tendencias que circulan por el Internet pues éstas nos hablan de la información que millones de usuarios consumen ¿Por qué la Boda Real o la Copa Mundial llamaron más la atención que la muerte del hombre que hace casi 10 años le dio al mundo uno de los desastres más grandes y más simbólicos? ¿A quiénes les llama más la atención qué noticias y a través de qué medios?

La transmisión de información atraviesa, en definitiva, una evolución importante (trascendental, incluso), pero en medio de este cambio hay que reconocer los nuevos canales de transmisión y los niveles de credibilidad que el consumidor le otorga.

En efecto, tal vez la noticia se le adelantó a Obama, pero de todas maneras, el mundo esperó su confirmación.